Defienden cambios en los diseños de valorización

Defienden cambios en los diseños de valorización

Defienden cambios en los diseños de valorización

El interventor de EDL, la firma responsable de los diseños de 5 obras, habla por primera vez y se defiende de los cuestionamientos hechos a estos proyectos.

Los cambios en los diseños y los altos costos derivados de los tiempos de ejecución de las obras de la Inferior con Los Balsos, Superior con El Tesoro y Superior con la calle 10 siguen generando polémica.

Luego de los profundos cuestionamientos por parte de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, la Sociedad Antioqueña de Ingenieros y la Junta de Representantes, la voz la toma el ingeniero Emilio Gil Giraldo, quien fue interventor de los diseños de EDL para esos 3 proyectos viales, así como para los construidos en la Inferior con la 10 y Superior con Los Balsos.

Gil justifica los cambios en El Tesoro, señala a EPM de los retrasos en la Superior con 10 y cuestiona el diagnóstico de la Universidad de Medellín para los daños en la Inferior con Los Balsos.

Lea también: ¿Por qué hay semáforos en los puentes de valorización?

Cambios en los diseños
A principios del mes de agosto, la Cámara Colombiana de la Infraestructura reveló las conclusiones de un estudio que le hizo a 3 obras de valorización.

Una de ellas fue la de la Superior con El Tesoro, donde se presentó un cambio en los diseños durante la etapa de construcción. Al respecto, Emilio Gil Giraldo señala que esto es común para la mayoría de las obras civiles: “Los cambios en los diseños son normales durante la ejecución de las obras y ello no significa que los diseños iniciales estén malos o su inversión se pierda, como lo indica la CCI”.

Frente al cambio en esta obra, el ingeniero dice que “fue consultado con todos los profesionales que participaron en los diseños originales”. Esta modificación “buscaba simplificar la construcción del puente y no cambiaba en nada el diseño original”. “Si se hubiese construido el puente con doble curvatura, la situación actual sería la misma”, dice.

Gil asegura que “nunca se contempló, ni en el diseño original ni en el diseño modificado, entrar al centro comercial por el norte, por debajo del puente, con una curva tan forzada”. Para él, la responsabilidad de esta decisión reposa en la Alcaldía, ya que fue uno de sus funcionarios quien ordenó no construir el lazo que les permitiría a los vehículos ingresar al parque comercial por una vía contigua a la estación de servicio: “Este lazo fue cancelado (…) por la Secretaría de Movilidad con el argumento de que se generaría una cola de vehículos”.

Menciona que entre las modificaciones también se incluyó la decisión de no construir un muro de contención que se debía erigir en el extremo nororiental de la obra, lo cual representó un ahorro cercano a los 1000 millones de pesos. Además, hicieron cambios para evitar que la calzada de la loma de El Tesoro tuviera que ser excavada 3 metros, lo que hubiera representado el traslado de numerosas redes.

Siga leyendo: “Valorización fue atraco sin armas”

Una polémica de 5 meses
En el caso de la transversal Superior con la calle 10, que se entregó con 11 meses de retraso, una de las empresas responsables de su construcción sostuvo que los retrasos se debieron a las demoras en la entrega de permisos y predios necesarios para su ejecución.

Gil menciona otra causa, y es una controversia entre los contratistas y EPM. De acuerdo con el ingeniero, durante la construcción de las fundaciones del puente se encontraron redes acueducto. Esto llevó a que le pidieran a la empresa de servicios públicos permiso para dejarlas embebidas en las zapatas del puente. “EPM en un principio se opuso terminantemente a dicha propuesta”, pero dio su aval luego de 5 meses de espera. Pese a esto, durante la construcción fueron identificadas nuevas tuberías en inmediaciones de la quebrada La Chacona y se presentó un alud, los cuales retrasaron aún más los trabajos.

Mala construcción en la inferior
Para Gil, el estudio de la Universidad de Medellín que responsabiliza a todos los que participaron en la obra de la Inferior con Los Balsos, es “irresponsable”.

La causa detrás de la deformación de una de las pantallas fue los “malos procedimientos constructivos por parte del primer contratista del proyecto (UT Cruce Balsos)”, entre los que menciona las discontinuidades durante el vaciado.

Según él, la evidencia de que los diseños estaban en orden es que las otras pantallas sí quedaron bien construidas y nunca presentaron fallas. Además el puente nunca mostró signos de daños mientras estuvo en investigación por parte de la Universidad de Medellín.

Le sugerimos: Así avanzan las obras de valorización en El Poblado

Por Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co