El comercio en Envigado no para de crecer

El comercio en Envigado no para de crecer

El comercio en Envigado no para de crecer

Que se debe a su comercio es lo que algunos vecinos de siempre dicen. Pero ese ‘viejo mercado’ crece lado a lado y sin parar. ¿Ajustes?

Don Fáber Gómez completó en octubre 19 años de venta en la calle. Con su cajón lleno de dulces y sosteniendo un encendedor, para prenderle el cigarrillo a un cliente, asegura que ha sido el comercio el que ha puesto a Envigado en el lugar que está: “Mire a su alrededor, por donde vea hay ventas, de lo que sea. Pero eso sí, ya lo que queda es por acá, como por los lados del parque. Porque de resto, uno ve puros edificios y carros”.

Como este señor hay varios envigadeños que afirman que su ciudad se debe a su alta actividad comercial. Sin embargo, él tiene razón y la ‘gran plaza de mercado’ que siempre ha sido el municipio sigue en aumento, pero uno general, uno que no se centra solo en lo mercantil, sino que no ignora el imparable crecimiento residencial.

Y es que la ciudad no escapa a la realidad de su subregión (el Aburrá Sur), que “muestra fortalezas importantes desde el punto de vista del mercado”. Sin embargo, esto no obvia “la preocupación que persiste en relación con la configuración vocacional del territorio económico subregional, que sigue creciendo en forma aleatoria y fragmentaria, carente aún de una línea de desarrollo especializada y con poco valor agregado, lo que amenaza las perspectivas de un mejor futuro competitivo”, es lo que señala el Diagnóstico económico Aburrá Sur 2016 de la Cámara de Comercio.

Lea también: Obras del metroplús en Envigado estarían listas en diciembre

De acuerdo con el documento, “Envigado es hoy el único municipio de la subregión que cuenta con una Política Pública Económica (la cual está siendo sometida a revisión este año), que definió unas ‘Apuestas de desarrollo sectorial’ (cadena de turismo saludable, agroindustrial y manufacturera y de comercio). Lamentablemente decisiones territoriales emanadas del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) conllevaron en los últimos años un recambio en los usos del suelo que están direccionando profundamente la vocación de los mismos hacia el urbanismo, desconociendo su potencialidad para otros usos, y particularmente los que se proyectaban hacia la consolidación de industrias limpias y turismo ecológico”.

Fue por este análisis y por iniciativa del Departamento Administrativo de Planeación (con el apoyo técnico de la Institución Universitaria Esumer y el acompañamiento y validación de la Cámara de Comercio Aburrá Sur) que se hizo necesario que surgiera el Plan Estratégico Territorial del municipio, que plantea que “las directrices territoriales apuntan hoy a transformar a Envigado en una ciudad dormitorio, renunciando a sus cualidades físico-espaciales para muchos otros desarrollos, entre ellos, el económico”.

Es así como surge la necesidad de reformar el POT, en busca de un sector productivo que se mueva, porque una ciudad dormitorio no podría resultar sostenible (no en términos de desarrollo económico); además de los usos del suelo depende también el asentamiento empresarial.

Siga leyendo:  Envigado terminará la transversal de la Montaña

Pensando en dichos ajustes, Envigado ha trabajado también de la mano con Eafit y lograron determinar unos criterios de intervención territorial, tanto para el desarrollo sostenible de la ciudad como para su capacidad de carga. Mientras estos avanzan, la información se irá completando con un componente que faltaba: la vocación económica del municipio, en sus entornos urbano y rural. Todo esto, buscando precisamente un nuevo direccionamiento estratégico en la Política Pública que se está ajustando este año.

Razón tiene don Fáber Gómez en mencionar el crecimiento urbanístico que vive su ciudad; de hecho, muchas son las conversaciones entre envigadeños en las que este asunto sale a flote. La buena noticia es que, de acuerdo con la Secretaría de Desarrollo Económico, este es el primer diagnóstico riguroso en la materia.

¿Qué hacer, entonces, ante el hecho de compartir hoy un municipio con un crecimiento acelerado, que ha ido cambiando la vivienda tradicional de barrio por edificios o unidades residenciales cerradas?, ¿qué hacer con su actividad económica, si de pronto el comercio tradicional dejara de generar un valor agregado suficiente?, ¿a qué hay que apuntarle y cómo deberían usarse los suelos?

Le sugerimos: Estos son algunos famosos que viven en Envigado

Para eso, tantos estudios, diagnósticos y posibles reformas. La Administración identificó esto, hay entidades dispuestas a apoyar y coordinar, y se decidió hacer un pare para redireccionar. Entendiendo la vocación del municipio (se está estudiando, no se ha definido), es posible identificar qué potencialidades tiene y cómo se pueden conjugar todos los factores de productividad (sus empresas, la localización con la que cuenta, su cercanía al aeropuerto y el tipo de suelo, entre otros).

Por Luisa Fernanda Angel
luisaan@gente.com.co