Corazonista, carta de Colombia en torneo de balonmano en España

Corazonista, carta de Colombia en torneo de balonmano en España

Corazonista, carta de Colombia en torneo de balonmano en España

Todos unos ganadores. Así se sintieron los 12 estudiantes del Colegio Corazonista que, junto con 2 del Colegio Colombo Británico y 1 del Instituto San Carlos, regresaron de España el pasado 10 de julio, siendo el único equipo de balonmano de Latinoamérica que participó en el Granollers Cup, un torneo internacional juvenil de esa disciplina deportiva.

Fueron 5 días de intensa actividad durante el campeonato, pero también una semana adicional de preparación física antes del torneo, en la que se jugaron partidos amistosos, y una semana más, al concluir el campeonato, para que los 15 participantes pudieran conocer algunas ciudades de Europa, como Roma y París.

Y es que más allá de la competencia, que les exigió destreza y disciplina, los jóvenes deportistas asumieron su viaje por Europa como una experiencia de vida. Por lo menos así lo fue para Jacobo Zapata Rojas, estudiante de grado 10.°, quien expresó que “esto va más allá del nivel deportivo porque uno aprende a tener mayor independencia, conoce gente que es muy diferente a la de uno, conoce diferentes culturas, aprende más de los demás, entonces eso es lo bonito de ir al extranjero”.

Atributos que también destacó el entrenador Juan Fernando Loaiza, quien contó que “nosotros como política del colegio y del club deportivo, queremos que, además de ser una experiencia deportiva, sea una experiencia de vida para los muchachos. No solamente fue la parte deportiva, sino también la experiencia turística de conocer esos países de Europa”.

Por eso, pese a que el equipo quedó eliminado en octavos de final, la juiciosa preparación que tuvieron los estudiantes dio sus frutos, pues lograron victorias importantes en las diferentes etapas del torneo. Así lo manifestó Santiago Herrera Grisales, jugador del equipo, para quien el entrenamiento antes de llegar a España jugó un papel importante: “Decidimos añadir un día más de entrenamiento y los sábados que no hubiese fecha de la liga local entrenar a las 6 de la mañana. Y así comenzó todo, con mucha dedicación cada uno y, a pesar de empezar un curso nuevo que es 10.°, que trae mucha carga en tareas, supimos que es un sacrificio que uno debe dar”.

Y es que lo económico no es un asunto menor. El entrenador Loaiza explicó que el el colegio apoya a los estudiantes con toda la preparación física y deportiva que sea necesaria, pero son los padres de familia los que asumen el costo del viaje porque el equipo no cuenta con ningún apoyo gubernamental: “Ojalá pudiéramos estar cada año en el torneo, pero lo más complicado es la parte económica, el viaje es totalmente sufragado por las familias de los deportistas y como no solamente fue la parte deportiva, sino también la experiencia turística de conocer esos países, estuvimos 21 días en Europa, fueron 12 millones de pesos más o menos por familia”, indicó el docente.

Una situación que motivó a los grupos familiares a trabajar en equipo. Así lo aseguró Mónica Grisales, mamá de Santiago, quien añadió que “todos los padres lo que hicimos fue ahorrar. Hicimos eventos, todas las familias unidas, comidas, rifas, bingos, hicimos muchas cosas para tratar de reunir los fondos. Ahí demostramos que un trabajo en equipo logra la empresa que se proponga, entonces básicamente fue unir la familia. Fue un trabajo de equipo, no solo de balonmano, sino de familia, tíos, abuelos, padres, todos hicimos un esfuerzo muy grande y fue un trabajo muy de unidad, de compañerismo”.

Un esfuerzo que, según el entrenador Loaiza, se hizo posible porque “con los padres de familia es también un trabajo conjunto, es un trabajo en equipo, porque a ambos nos interesa la formación de los muchachos, además de la formación verlos felices y que se desarrollen. Los papás están muy felices con estos resultados”.

Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co