¿Qué hacer si mi mascota le teme a la pólvora?

Así escucha la pólvora un perro

¿Qué hacer si mi mascota le teme a la pólvora?

Dos expertos en el tema dan algunos consejos para que su perro o su gato no la pasen mal en esta Navidad por culpa del ruido. Entérese.

Para muchos, diciembre no es diciembre sin pólvora y bullicio. Eso sí que lo saben quienes comienzan a padecer las fiestas navideñas desde el día primero. Pues uno de los dolores de cabeza para los propietarios de las mascotas es la angustia y la ansiedad que generan en sus peludos el ruido ensordecedor de los juegos pirotécnicos.

El veterinario y etólogo Fredy Manrique asegura que “los gatos y los perros tienen mayor sensibilidad a los sonidos que los humanos, razón por la que les genera molestia, sin embargo, esto no quiere decir que todos los animales sean fóbicos. Lo que sí es cierto es que cuando un ser vivo no ha tenido contacto previo con algún tipo de ruido puede generar rechazo a ese estímulo. Otro factor predisponente es que haya tenido una primera socialización inadecuada. De igual forma, hay animales que por naturaleza y orden genético son un poco más nerviosos que otros”.

Lea también: Así oye la pólvora un perro

Es por eso que algunas mascotas se asustan con la pólvora, en especial los días 7, 8, 24, 25 y 31 de diciembre, que, según el especialista, son los días más críticos. Normalmente los peludos se esconden, se escapan, convulsionan, presentan temblores, salivación excesiva, taquicardias, chillan, se orinan y defecan por todas partes, pierden el apetito, son agresivos o se muestran ansiosos.

A este tema hay que darle la importancia que se merece, ya que dicha situación puede generar estrés de tipo crónico. La recomendación de Manrique es tomar medidas previas, es decir, preparar al animal de compañía y al entorno antes de las fechas antes mencionadas.

En eso coincide Sandra Botero Rodríguez, etóloga y directora Sweet Sophie Soul: “Antes de que empiecen a tirar pólvora, que generalmente es en la noche, hay que incitarlos a que coman, jueguen y hagan sus necesidades fisiológicas, para que luego se refugien y tengan confianza. Si sabes que tu mascota presenta este tipo de conductas, no la dejes sola en casa, total, hay muchos días para festejar”.

Dafna Vásquez
dafnav@gente.com.co