Lo que debe saber para sembrar un árbol en Medellín

Lo que debe saber para sembrar un árbol en Medellín

Lo que debe saber para sembrar un árbol en Medellín

Muchos se preguntan qué se debe hacer para sembrar un árbol. Siga estos sencillos pasos y no descarte la asesoría de un profesional.

El Poblado es una de las comunas más arborizadas de Medellín.

Ante el déficit de árboles y zonas verdes en el Valle de Aburrá —estimada en 600.000 árboles—, a muchos ciudadanos les ha entrado una duda: ¿qué puedo hacer para ayudar?

Pues bien, si usted es uno de esos a quienes les sobran unos cuantos metros de zona verde, o quiere reconvertir un piso duro en su finca o casa, puede poner su granito de arena desde el hogar siguiendo estos consejos. Pero, primero, vamos por partes.

¿Es necesario sembrar?
Cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que la medida ideal para una ciudad es que haya 7 árboles por cada persona. En Medellín esa cifra es apenas de 3 por habitante. Esto lleva a que el espacio verde por habitante sea de solo 5,2 m2 cuando lo recomendado por las autoridades mundiales de la salud es de 9 m2.

Ese déficit estaría asociado con los altos niveles de contaminación atmosférica que se presentan en el Valle de Aburrá. Nada más el Área Metropolitana reveló que cada uno de los 10 municipios que la conforman sembrará 100.000 árboles en los próximos 2 años. “Eso significa que en 2 años vamos a tener 1 millón de árboles nuevos en el Valle de Aburrá“, aseguró el director de la entidad, Eugenio Prieto Soto. Entonces, ¿es necesario sembrar? Sí, pero con cuidados y precauciones.

Lea también: 442 árboles se salvaron de ser talados en El Poblado

¿Qué tipo de suelos son los más adecuados para sembrar árboles en ellos?
Jesús Antonio López Jaramillo, administrador del vivero municipal, explicó que “los suelos más aptos para sembrar árboles en ellos son los suelos franco areno arcillosos”.

Pero los suelos de nuestra ciudad no cumplen con esa característica: “Los suelos de Medellín son resultantes de movimientos de tierra, se deben mejorar al momento de la siembra con una buena cantidad de sustrato de tierra abonada“, agregó.

¿Entonces cómo se puede mejorar la tierra? Es simple: basta con mezclar 3 partes de tierra orgánica, 1 parte de arena y 1 parte de cisco, que puede ser de arroz.

¿Cómo debería prepararse el terreno para la siembra?
Jaramillo, quien asesora a particulares en el vivero municipal, dijo que “se debe hacer un plateo de un metro en círculo”. De ese modo, se debe “quitar toda la grama, pastos, malezas que haya en el plateo”.

Luego “se hace un hoyo en el centro de 50 cm x 50 cm y ahí se siembra el árbol”. Con esas dimensiones se facilita el arraigo inicial y la acumulación de humedad que les permita a las raíces crecer.

Se debe echar en la parte superior la tierra que se sacó del hoyo. Eso sí, es preferible que esté libre de piedras, raíces, palos y demás contaminantes, de forma que esté lo más suelta posible. En la parte de abajo, “disponer la tierra negra orgánica para que abone las raíces”.

Al momento de la siembra, es fundamental que el pequeño arbolito quede enterrado justo hasta el cuello de la raíz.

Le sugerimos: Constructora responde por tala de 19 árboles en El Poblado

¿Cuáles son las especies que se podrían sembrar en patios y zonas verdes de Medellín?
Puede que parezca obvio, pero si está cerca de unas líneas de energía, contiguo a una cerca eléctrica, es preferible no sembrar árboles de gran porte.

Del mismo modo, no se debería sembrar árboles cuya sombra pudiera ser problemática o en zonas donde sus raíces pudieran romper tuberías. Inclusive, hay que tener cuidado con aquellos cuyas ramas pudieran romperse y caer sobre alguna construcción, tráfico o personas.

Pero, así como el contexto propio del árbol, es también importante elegir bien la especie que va a sembrar partiendo del hecho de que no todos los árboles crecen en cualquier lugar (puesto que cada especie tiene sus preferencias y necesidades).

Entre las especies recomendadas por López Jaramillo para el contexto de nuestra ciudad se encuentran la acacia amarilla, la acacia ferruginea, el aguacate, el árbol del pan, los arrayanes, el bolombolo, el cámbulo, la caoba, el caracolí. Además, el casco de vaca (y su variante enana), el cedro, la ceiba, el chiminango, el guayacán, el laurel, madroño, níspero, nogal, pomo, yarumo y zapote, entre otros.

Pero si lo suyo son los jardines, en el vivero municipal también recomiendan el maní forrajero, la azucena, el lino, el cebollín, el tango, el besito, la oreja de gato, el anturio blanco y muchos más (ver lista completa al final de la nota).

Le sugerimos: Así suenan los pájaros de El Poblado

¿Qué mantenimiento se le debe hacer al árbol recién sembrado?
López Jaramillo explicó que un árbol recién sembrado “se debe regar todos los días, si no llueve durante un mes y luego cada 8 días, y abonar con productos de abono granulado cada 3 meses alrededor del árbol, (teniendo buen cuidado de no rosear el abono muy cerca al tallo)”. Entre los mimos que se recomiendan para estas plantas, se incluye desyerbar cada 3 meses.

El funcionario agregó que “en términos generales los jardines se pueden sembrar sin restricciones en las zonas verdes públicas y patios”, pero que en el caso de los árboles sí las hay, “dependiendo de si hay en la zona verde en la que se sembrará líneas de energía, redes de acueducto, alcantarillado, gas y redes telefónicas, y lo cerca que estén a los muros o paramentos”.

Recuerde que, aunque el árbol se siembre en espacio privado, entra a ser un recurso de toda la ciudad.

Por Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co