Los Colegios Calasanz, UPB y San Ignacio van por la Copa Nosotras

Las niñas del Manyanet, campeonas en la Copa Nosotras

Los Colegios Calasanz, UPB y San Ignacio van por la Copa Nosotras

Comenzó la Copa Nosotras de fútbol femenino, en la que compiten 21 colegios del Valle de Aburrá en las categorías infantil y juvenil.

Con la meta de quitarles la corona al Padre Manyanet y The Columbus School, campeones del primer semestre, 21 colegios dieron inicio a una nueva edición de la Copa Nosotras.

Lina Maria Trujillo, coordinadora de la Copa, explica que este certamen “es un torneo femenino que se juega en 3 ciudades: Medellín, Cali y Bogotá”.

En esta edición, 21 instituciones del Valle de Aburrá se miden en las categorías infantil (para niñas nacidas a partir del 2005) y juvenil (para nacidas desde el 2001). Lo mismo ocurre en Cali, donde se disputan en estas mismas divisiones, mientras que en la capital solo juega la juvenil.

Las chicas de la categoría infantil, sub-13, juegan en la modalidad de fútbol 6; es decir, 6 jugadoras por equipo. En las mayores, sub-17, se juega en la modalidad tradicional de fútbol 11.

El torneo, según cuenta Trujillo, se desarrolla en 6 fechas, de las que las 3 primeras se dedican a un todos contra todos. En la 4.°, 5° y 6.° fecha, se llevan a cabo los cuartos de final, semifinal y final.

Contexto de la noticia: Las niñas del Manyanet, campeonas en la Copa Nosotras

Un certamen con historia
La Copa Nosotras nació hace unos 9 años con la categoría juvenil. Durante estos años, algunas de las jugadoras que han participado han pasado al fútbol profesional a clubes como el América y el Deportivo Cali, el Atlético Nacional y Formas Íntimas. Inclusive algunas niñas han estado en ciclos con la Selección Antioquia y la Selección Colombia.

En la más reciente edición del torneo se coronaron campeonas las jugadoras de The Columbus School en la categoría juvenil, mientras que en la infantil se impusieron las del Padre Manyanet.

Las del barrio
Andrea Arroyave Flores, maestra de educación física del Colegio Calasanz y entrenadora del equipo de fútbol femenino de la institución, cuenta que el equipo se conformó hace unos 4 años en la categoría juvenil, pero que apenas este año pudieron conformar un equipo infantil.

Esta nueva incorporación la llena de optimismo, ya que “hace ver que el fútbol femenino está tomando mucha fuerza entre las distintas instituciones educativas”.

No se pierda: Columbus lo dio todo en la Copa Nosotras

La profesora Arroyave indica que, más que una iniciativa institucional, fueron las niñas quienes solicitaron que se conformara un seleccionado colegial de fútbol femenino. “Son las niñas que han venido engomadas y que han participado en diferentes disciplinas deportivas quienes quisieron tener la experiencia del fútbol”, cuenta.
Empezaron jugando fútbol de salón en la escuela. Con ellas hemos avanzado, incorporando más niñas al proceso, lo que nos ha ido llevando al fútbol 11″, dice.

Para la profesora el interés de la institución en el deporte se debe a que este es un vehículo para la formación.
“Si en algún momento sacamos un deportista de alto rendimiento, mejor; tener un deportista que nos represente a nivel departamental, nacional o internacional sería muy grato, pero lo que pretendemos es hacer del deporte una base para la formación de las niñas, buscando que sean responsables, respetuosas, que aprendan a trabajar en equipo, que se valoren y que aprendan a ser berracas y autónomas en la vida”, puntualiza Arroyave.

Pero Calasanz no es el único colegio de la 11 en la búsqueda del título de la Copa Nosotras. El Colegio de la Universidad Pontificia Bolivariana también tiene parte en el grupo de más de 20 instituciones que disputan el torneo.

Sebastián García Mayo, coordinador de escuelas y vínculo entre el colegio y la universidad, cuenta que la institución participa desde las primeras ediciones. Durante los últimos 9 años, la UPB se ha llevado el título en 5 oportunidades en la categoría juvenil, con el profesor Juan Carlos Restrepo Rendón.

Siga leyendo: Laboratorio de las nuevas Chicas Superpoderosas

De acuerdo con García, fue el profesor Restrepo quien empezó, por allá por el 2002, el proceso con esta disciplina en la UPB. Desde entonces han participado en los Intercolegiados, con otras instituciones de Medellín, así como la Copa Milo y algunos encuentros organizados por instituciones educativas.

En la copa ya han tenido 2 partidos. En el primer encuentro, contra Cumbres, cayeron 5 a 1, mientras que en el segundo compromiso derrotaron al Pascual Bravo por 3 a 1. García destaca la participación en estos certámenes porque les permite a las niñas “encontrar un disfrute de la actividad física, combatiendo el sedentarismo y el uso excesivo de los aparatos tecnológicos“.

Del mismo modo señala que más allá de los resultados, la copa les facilita a las niñas la incorporación de conceptos técnicos y tácticos del deporte, sin dejar de lado “la socialización con otras niñas, el fortalecimiento de las relaciones interinstitucionales, además de enseñarles a las estudiantes a ganar y perder, de acuerdo con nuestros valores institucionales”.

Por Álex Esteban Martínez
alexm@gente.com.co