La Marco Fidel Suárez será reconstruida

La Marco Fidel Suárez será reconstruida

La Marco Fidel Suárez será reconstruida

La actual sede de la Institución Educativa Marco Fidel Suárez, construida en 1953, será demolida para erigir una nueva infraestructura.

Grúas, taladros, martillos y obreros inundarán pronto al barrio Estadio. Y es que uno de sus sexagenarios habitantes, que ha sido referente a lo largo de la historia de la comuna 11 de Medellín, tomará una merecida nueva vida.

Se trata de la Institución Educativa Marco Fidel Suárez, aledaña a la Unidad Deportiva Atanasio Girardot, que nació como liceo nacional en 1953 y que en 2003 se fusionó con las escuelas Carlos Obando Velasco, Cuarta Brigada y La Iguaná, que hoy son sus sedes, por esta razón es el centro público de educación más grande de nuestros barrios.

La historia de la institución se remonta a los tiempos de Gustavo Rojas Pinilla. Archivos oficiales del plantel dan cuenta del Decreto Ley 2822 del 27 de octubre de 1953, mediante el cual el dictador autorizó la entrega de 500 pesos para su construcción.

Lea también: Se desplomó techo de una institución educativa en la Cuarta Brigada

En sus ya desgastadas y deterioradas aulas se han formado personajes de la esfera pública de la región y el país, como el periodista Darío Arizmendi Posada y el actual gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez.

Sus pasillos, agrietados por el paso del tiempo, también han sido testigos de momentos de tensión y dolor, como la protesta estudiantil contra el servicio militar obligatorio ocurrida en julio de 1993, durante la cual una bala segó la vida del estudiante Hamilton Chica Bohórquez.

Caminar junto a las paredes de adobe macizo y pintura descascarada de la institución es atravesar décadas de historia. Pero, así como los años, las realidades también han golpeado el colegio y hoy, además del desgaste, sus espacios no son suficientes para albergar los cerca de 1200 estudiantes de la sede principal.

Siga leyendo: Vecino de Conquistadores tapó huecos de la calle

Por fortuna, una alianza APP entre el Municipio de Medellín, la Nación y operadores privados hará posible la demolición total del edificio y la construcción de uno nuevo.

El rector de la institución, José Ignacio Gutiérrez, reconoce que el proyecto era ya necesario porque a la Marco Fidel le llegaron hace tiempo los achaques de la edad: “Si usted recorre la planta física, toda está en lamentable estado. Las aulas ya son antipedagógicas y se quedan pequeñas para atender grupos numerosos. También, por ejemplo, el acueducto es supremamente malo, el alcantarillado es obsoleto, así como el sistema eléctrico. El segundo piso está en mal estado de losas, paredes, pinturas, tiene humedades por todas partes. Dicen los expertos que el colegio está construido sobre una zona fangosa que antiguamente fue una laguna, entonces todas las paredes del primer piso también están llenas de humedades. Los pisos de los parqueaderos y los corredores, las paredes, tarjadas. Es lamentable el estado en el que está”.

Fueron necesarios 2 años de gestión entre los directivos docentes, los líderes comunitarios de la comuna 11 y el Concejo de Medellín, para lograr que la Alcaldía de Medellín y el Ministerio de Educación incluyera la institución Marco Fidel Suárez dentro de un paquete de 13 instituciones educativas que se verán beneficiadas este año con mejoras físicas: “La propuesta había empezado desde el año 2016, pero en el año 2017 se cayó por carencia de recursos económicos. El año pasado nos informaron que el colegio volvía a quedar por fuera de ese proyecto de construcción, hasta que la semana pasada, la ministra de Educación (Yaneth Giha) anunció que la planta se va a reconstruir en su totalidad”, señaló el rector.

El prototipo del nuevo colegio incluye, además de las aulas, laboratorios para física, química y ciencias, salas para computadores y tecnología y un comedor. En opinión del rector Gutiérrez, también debe incluir un laboratorio que permita el trabajo que se viene haciendo con la Educación Media Técnica, pues “nuestra especialidad es la construcción civil”.

Le sugerimos: Modificación de estratos en Medellín se basó en estudios de 1996

El proyecto, que está en etapa inicial, aún no ha sido socializado con la comunidad educativa, sin embargo, ya se adelantaron los estudios de suelos. Y aunque tampoco se ha definido el cronograma de intervención, está claro que se construirá por etapas para no afectar el desarrollo de las clases y que la primera zona que será demolida en próximos meses es la bordeada por la calle 49B.

La Secretaría de Educación confirmó que el Gobierno invertirá en toda la ciudad, a través de la APP, 926.000 millones de pesos, con el fin de generar 290 aulas para jornada única. El inversionista privado se encargará de financiar, diseñar, construir, operar las obras y mantenerlas, y al momento en que entren en funcionamiento, el Estado hará el desembolso de los recursos. La Alcaldía de Medellín aportará el 28 %, y el 72 % restante será asumido por el Gobierno nacional.

El compromiso de mantenimiento periódico, tanto interno como externo, del nuevo edificio será asumido por el operador privado durante 18 años, mismo tiempo en el que deberá cumplir con las labores de aseo, dotación y reposición de mobiliario, así como el suministro de equipos de cómputo. El municipio, por su parte, asumirá el servicio educativo y el programa de alimentación escolar.

La nueva infraestructura de la Marco Fidel Suárez estará construida bajo normas técnicas de sismorresistencia y sus nuevos espacios contarán con los accesos para personas con movilidad reducida que exige la ley.

Vea también: “Laureles se merecía una escuela para la música”

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co