Club envigadeño, primero en ascender de forma autónoma al Nevado del Ruiz

Club envigadeño, primero en ascender de forma autónoma al Nevado del Ruiz

Club envigadeño, primero en ascender de forma autónoma al Nevado del Ruiz

El club envigadeño Huella de Montaña fue el primero en ascender de forma autónoma a la cumbre del volcán Nevado, que estuvo cerrado por 9 años.

Una columna gris de cenizas se alzó sobre la fumarola blanca en la cima del volcán Nevado del Ruiz. Era Viernes Santo, y 3 caminantes de Huella de Montaña se toparon de frente con los pulsos de este gigante.

“Fue muy extraño y bonito, es como ver que la Tierra está viva“, comentó Nicolás Díaz, director y cofundador del club radicado en Envigado. Pero tal vez lo más importante es que con este ascenso a 5300 metros sobre el nivel del mar (msnm) Huella de Montaña se convirtió en el primer club en hacer cumbre autónomamente en el Nevado del Ruiz, después de 9 años de haber estado cerrado para actividades de montañismo y escalada.

Lea además: Envigadeños conquistaron la montaña más alta de Norteamérica

La historia del club se remonta al año 2013, cuando Nicolás, Ana Isabel Bustamante y René Huertas se unieron con el objetivo de alcanzar la cumbre de Aconcagua, en Argentina, que está ubicada a 6962 msnm y es la más alta de América. Luego su propósito se convirtió en el proyecto 7 Colmillos Continentales, con el que buscan alcanzar el punto geográfico más alto de cada continente.

Ya pasaron por el Kilimanjaro, en África; ascendieron al monte Elbrús, en Rusia; al Mont Blanc, en Europa Occidental, y el año pasado subieron al monte Denali, en Alaska. Ahora se preparan para los Himalayas y en unos 3 años, para el Everest.

Hace 2 años se unieron con otros clubes del país ante la clausura de la sierra nevada del Cocuy, con el ánimo de pedir montañas libres para la práctica de este deporte. Por medio del Gmec (Gremio de Montañistas y Escaladores de Colombia) y el grupo profederación empezaron a crear su propia reglamentación para presentar ante Parques Nacionales Naturales de Colombia, entidad del Estado encargada de estas áreas protegidas.

La propuesta la presentaron en octubre del 2017 y en agosto del 2018 hicieron un piloto para el que convocaron a clubes conformados de todo el país.

Le sugerimos: BMX Envigado sigue su racha como el mejor club

El sitio elegido para la prueba fue el volcán Nevado del Ruiz, ese lugar donde en la década de los 50 solía practicarse ski y cuya erupción en 1985 ocasionó la recordada tragedia de Armero. Como explicó Nicolás Díaz, después del hecho el volcán pasó por otros cierres y aperturas hasta hace unos 9 o 10 años, cuando nuevamente registró actividad y por eso prohibieron la llegada hasta la cumbre.

La travesía
En vista de que el piloto fue todo un éxito, Huella de Montaña se aventuró a subir al nevado en Semana Santa. Como establecieron en la reglamentación, el equipo presentó las hojas de vida de las 3 personas que hicieron el ascenso (Nicolás, Ana Isabel y Juan Diego Corzo —otro de los integrantes del club, que además es médico—), un itinerario, un plan de evacuación, botiquín de alta montaña y el equipo técnico necesario.

El Jueves Santo, según relató Nicolás, acamparon en cercanías al campamento base que se encuentra a 4300 msnm (Medellín está a 1500 msnm) e hicieron un recorrido corto para identificar por dónde sería la salida. A diferencia de los viajes que hacen los turistas, en estos recorridos deportivos los montañistas no cuentan con un guía, sino que llevan mapas, GPS y las referencias de otras personas que han pasado por el lugar.

A las 4:00 de la mañana del viernes observaron una ventana de buen clima (no había vientos muy fuertes y estaba despejado) y comenzaron a caminar. Salieron con Luna llena, de hecho casi ni necesitaban lámparas. Aproximadamente en 6 horas ascendieron 1000 metros hasta la cumbre del Nevado del Ruiz.

En el camino, como contó el cofundador, vieron las 2 columnas de humo sobre el volcán, pero ya iban preparados con máscaras antigases que usaron en la cumbre. “En ningún momento nos sentimos en riesgo, lo que sí pasó es que esas cenizas con el viento hicieron un microclima, entonces ya hubo nubes, una baja de presión y ya empezó a caer granizo y nieve, pero afortunadamente fue nada más en el descenso”, relató el deportista, que es diseñador gráfico de profesión.

Cuando retornaron se dieron cuenta por los noticieros de que efectivamente el volcán había emitido pulsos, pero en definitiva les favoreció la dirección del viento porque el camino en general estuvo despejado. Al día siguiente el clima sí se complicó, pero el objetivo ya estaba logrado entonces hicieron un trekking (senderismo) corto en los alrededores.

“Vamos a presentar un informe para contar qué fue lo que hicimos. Con esto buscamos que en Colombia haya acceso regulado a las montañas y con buenas prácticas tanto en la parte técnica como en la de seguridad y medio ambiente”, comentó el director de Huella de Montaña y agregó que la idea con este precedente es que otros clubes puedan acceder también con el aval de Parques Nacionales.

Casualmente en este mismo lugar fue donde Nicolás conoció este deporte y dice que la experiencia de regresar 12 años después, “ya formado como un hombre de montaña” y no como un entusiasta, significó sentir la libertad “de hacer las cosas a su gusto, pero también de manera responsable”.

Siga leyendo: El skater envigadeño que está a un salto de los Olímpicos

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co