Clínica Conquistadores, sin plata para terminar obra

Clínica Conquistadores, sin plata para terminar obra

Clínica Conquistadores, sin plata para terminar obra

Mientras los vecinos se quejan por problemas causados en el espacio público, la clínica asegura que busca recursos para terminar los trabajos.

Impacientes están algunos vecinos del barrio Conquistadores (Medellín) por la obra de ampliación de la clínica del mismo nombre, pero no solo por la duración de los trabajos, que ya cumplen 7 meses detenidos, sino porque, afirman, la construcción viene causando problemas en el espacio público.

Carmenza Giraldo, habitante del sector, expresó que “en la Clínica Conquistadores, sobre la carrera 64B empezó una construcción, compró la casa de enseguida, hizo ahí como una mole, no sabemos qué es eso. Pero abandonó la construcción, dejó los escombros y no hay acera. Para pasar, si ha llovido, hay que cruzar por un lodazal horrible, porque la acera la levantaron y la dañaron. No hay trabajadores y eso está cerrado”.

La vecina señaló que está segura de que los habitantes del barrio no se oponen al progreso, pero que “fue bien tedioso todo lo que hicieron y hoy uno no puede pasar por ahí. El aspecto que eso da es de completo abandono y de desidia, de una institución de salud prácticamente contaminando el barrio”.

A su voz se suma la de la Junta de Acción Comunal de Conquistadores, que en marzo de este año denunció, durante la ejecución de la obra, la tala de 12 palmeras que habrían estado ubicadas en las jardineras de la clínica. En aquel entonces el Área Metropolitana manifestó haber visitado el lugar y levantado el informe técnico correspondiente.

Lea también: Pese a esfuerzos, La Picacha sigue contaminada

Aún no hay recursos
Por su parte, Andrés Marín, gerente de la clínica, explicó que el propósito de la obra es “tener una ampliación del servicio de urgencias y del servicio de hospitalización, son 2 pisos los que se están adecuando, la clínica es una clínica pequeña, tiene solamente 13 camas hospitalarias, y el propósito es que terminemos con 43 camas, lo que nos permite tener una institución con mayores oportunidades para todos los pacientes y también los vecinos del barrio”.

Sin embargo, explicó el gerente, “la obra tenía un objetivo de ser terminada en 6 meses y en este momento está en un 80 % de la construcción, lo que pasa es que la gente habla desde el desconocimiento. Para nadie en Colombia es un secreto cómo se mueven los flujos de recursos en salud, máxime en un año de elecciones presidenciales, en un cambio de gobierno en donde hay un viraje de 180 grados, entonces debido a las dificultades por los flujos, la obra tuvo que ser parada en marzo”.

Indicó Marín que la idea es terminar los trabajos antes de que acabe el año, pero “hay situaciones que se salen de las manos de nuestra administración”.

Sobre la presunta tala de palmeras que fue denunciada, el director aseguró que no hubo tal, sino que “había un par de chamizos en el jardín que existía ahí antes de iniciar la obra. Eran un par de palos secos y el constructor hizo la solicitud ante el Área Metropolitana para que autorizara esa tala”, mientras que Walter Carmona, director financiero de la entidad, añadió que “lo que sí es cierto es que se cortaron unas ramas en la parte de abajo de unos árboles, que no permitían visibilidad para la cámara de seguridad. Tuvimos que hacerlo porque teníamos robos muy continuos de la tubería de cobre de los aires acondicionados”.

Los directivos de la clínica expresaron que la obra contempla arreglar por completo el andén, pero que, mientras se puede retomar la obra, el constructor hará una intervención provisional que facilite el paso de peatones.

Siga leyendo: Vecinos siguen esperando mantenimiento de andenes en Laureles

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co