Efraín Azafrán

efrain-ok

Los placeres de la Monja

Cuando era un niño tan feliz, los fines de semana mis papás no perdonaban la salida a puebliar por el campo antioqueño. Nos metíamos 6 en el Simca 1.000 que yo veía como el mejor carro del mundo ya que mi papá lo llenó de calcomanías, le puso llantas gruesas, cabrilla de carreras y le quitó el silenciador. Dos de cada tres paseos terminábamos empujando la nave en combo familiar, pero puedo asegurar que fueron los momentos más felices de...

efrain-ok

Los chorizos con un millón de amigos

La nota de hoy es muy especial, dedicada a una familia extraordinaria, que admiro y aprecio por su tenacidad y queridura, siempre al frente de su negocio que más que clientes tiene un millón de amigos. Recién llegados a Medellín, nos invitaron con la flaca y los niños a una finca en Amagá a donde no iba desde hace como 35 años. El pueblo sigue muy parecido, pero quedamos aterrados con los cambios ambientales en la región ocasionados por las minas,...

efrain-ok

Juan Sazón: El reino del calentao

Trabajando y estudiando en varios países reconocidos por su comida, supe desde hace años que la cocina de cada país tiene su esencia en los sabores populares y caseros que pasan entre generaciones gracias a soñadores que los conservan; esos llamados portadores de las tradiciones, orgullosos como nadie de las enseñanzas maternas y familiares, ajenos a la riqueza, tan solo acumulando gestos de placer de sus comensales. Es en los puestos callejeros llenos de gente que come parada, desafiando las...

efrain-ok

Alimentar el cuerpo y el alma

Hace unos años cuando todavía tenía pelo y no habían nacido los enanos, por recomendación de un famoso fotógrafo y sicólogo que va allí constantemente, la flaca y yo nos echamos las mochilas al hombro y nos fuimos a conocer la India. Si no fuera por las narraciones y descripciones épicas de este amigo y su mujer, nunca se me habría ocurrido recorrer medio mundo para ir hasta un país tan misterioso y ajeno a nosotros. Los primeros días del...

efrain-ok

Comámonos un asadito Che…

Por razones de trabajo y placer, he recorrido muchas veces la Argentina. Un país hermoso, acogedor, en donde creo que tengo más amigos que aquí. Me encanta caminar por Buenos Aires admirando su patrimonio arquitectónico, sus tiendas de delicatesen, librerías antiguas y por supuesto, parrillas, salones de té, confiterías, boliches y bodegones, siendo estos últimos, los restaurantes de barrio siempre repletos de gallinas y bosteros tomando mate y comiendo “minutas”, mis favoritos. Crecí oyendo los tangos de Gardel y adorando...

efrain-ok

Aventura de amor donde Nelly

Cuando estudiaba en Europa varias veces cogí la mochila y salí sin rumbo hasta donde me llevaran los converse y los jean viejos, en busca de esos sabores desconocidos y raros que hacen parte de tradiciones casi prehistóricas. Fueron muchos los trenes que abordé como polizón en donde sobreviví a punta de pan francés y queso, viejos, oliendo a eso, gracias a la costumbre tan francesa de no bañarme, que delicia, era muy feliz. Pude comer queso rancio en Irlanda...

efrain-ok

Juan David Cocina y sí que cocina

Hace unos días me sacaron como perrito regañado a acompañar a mi mujer a una fiesta de sus amigas, de esas en que todas lo miran a uno raro desde el rincón en que se acorralan a contarse historias y hablar mal de sus maridos, mientras los hombres que por supuesto nunca nos habíamos visto nos sentamos a celebrar los goles del Nacional y a quejarnos por los problemas del país. Como detesto por igual la política y el fútbol...

efrain-ok

Que viva la buena vida

Después de oír montones de comentarios y recomendaciones de varios amigos, cargué con mi media costilla y con otras dos parejas nos fuimos a conocer el famoso Salón Ahumado en el mall Indiana por el que había pasado algunas veces pero confieso que no había entrado ya que la verdad no me imaginaba comiendo ahumados por estos lares, un tema culinario tan complejo que en mis recorridos de mochilero pude conocer y disfrutar en Noruega, Rusia y Nueva Zelanda. La...

efrain-ok

¿Quién pidió Pollo?

Escribo esta nota prácticamente por orden de mi esposa, entre otras cosas porque comparto su gusto por la comida de este negocio que conocí en mi niñez por los lados del parque del poblado. Desde que volvimos a Medellín, no sé cuántas veces hemos pedido domicilios porque es la solución perfecta para los cuatro cuando nadie quiere cocinar y tenemos ganas de algo rico. A veces mi mujer y yo coincidimos en cositas, en lo demás ella siempre tiene toda...

efrain-ok

Los bizcochos de novia más famosos de Medellín

Me llevaron obligado a otro matrimonio. Detesto estas fiestas protocolarias condenadas a la extinción, empezando por tener que invertirle la mitad del sueldo a una ropa que ni mi mujer ni yo nos vamos a volver a poner, a un regalo obsoleto y carísimo, pero entre otras  cosas, por el sistema anticuado de servicio en las fiestas que generalmente empiezan con champaña de calidad dudosa y bizcocho negro de pipiripao, que gracias al hambre dan migraña y mal genio mientras...