La casa donde se articula el arte y la cultura en Belén

Casa Articulada, hostal en el barrio Belén de Medellín

La casa donde se articula el arte y la cultura en Belén

Un espacio del barrio Los Almendros busca atraer personas de diferentes partes del mundo que quieran conocer la ciudad de una manera diferente.

Una estancia de 6 meses en Indonesia le bastó a Daniela Berrío para darse cuenta de que incluso en los lugares más alejados de Colombia hay personas que solo tienen como referentes de este país la droga y la violencia.

“No tenían ni idea de dónde quedaba, pero me decían que la marihuana y la cocaína de aquí eran muy buenas”, cuenta la artista plástica egresada de Bellas Artes y añade que en esa experiencia que vivió en 2011 decidió comenzar a liderar actividades de intercambio cultural, para que los chicos del colegio en el que ella trabajaba como voluntaria conocieran otras caras del país.

Cuando regresó a Medellín tuvo la oportunidad de trabajar con artistas extranjeros que visitaban la ciudad, como traductora o ayudándoles con la producción de sus obras. Así confirmó la importancia del intercambio cultural que se da a través del arte y al finalizar su carrera empezó a trabajar en Campos de Gutiérrez, un espacio dedicado a las residencias artísticas, que está ubicado en el corregimiento de Santa Elena.

Luego, con el apoyo de sus padres, decidió emprender su proyecto personal acompañada de un compañero llamado Cristhian Agudelo, que compartía sus mismos intereses. Juntos fundaron Casa Articulada, hostal y residencia artística.

Desde octubre del año pasado Agudelo se retiró y Daniela continuó con el emprendimiento. Por la misma época comenzaron a llegar los primeros huéspedes, interesados en el plus artístico y cultural que les ofrecía este espacio. “Hemos tenido ilustradores, escritores y personas que buscan eventos muy específicos, y que nosotros les podemos recomendar por estar metidos en este círculo”, cuenta Berrío.

Ella nació y se crió en Belén Rosales, justamente por eso disfruta mostrarles el barrio a sus huéspedes: “Ha sido también una oportunidad para explorar Belén, que es un lugar que no es tan turístico todavía, pero que es plano, se puede caminar por todos lados y tiene muy buen transporte público. Además los extranjeros se pueden encontrar con gente propia de la ciudad y practicar el idioma”.

Un ejemplo claro de esas conexiones, que tiene como misión Casa Articulada, es la de un escritor finalndés llamado Samuli Arkko, que se hospedó allí hace un par de meses. “Él nos decía que los viajes lo ayudaban a generar ideas para sus novelas, entonces le recomendamos ir a algunos sitios como el Mamm y el Museo Casa de la Memoria, pero también a exposiciones más informales, como la de un amigo que tenía una muestra de arte digital, a él le gustaron sus ilustraciones y quedaron conectados”, dice Daniela.

Para hacer más énfasis en esa conexión artística, uno de los planes a mediano plazo es tener un espacio de taller donde los artistas viajeros puedan trabajar dentro de la casa y conectarlos con galerías en las que expongan sus obras.

Por ahora, este espacio está llevando a cabo actividades de intercambio de conocimiento, que no solo son para los huéspedes, sino también para los vecinos. Ha habido talleres de dibujo, de bordado, de collage, de escritura de crónicas, de jabones y sales artesanales e incluso una clase de masaje thai que dictó una huésped rusa.
Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co