En vez de jugar con carritos, los ponen a andar con el sol

En vez de jugar con carritos, los ponen a andar con el sol

En vez de jugar con carritos, los ponen a andar con el sol

Estudiantes de bachillerato de Medellín se le midieron al reto del Circuito Solar EPM. Belén tuvo su buena representación.


Mientras Alejandro Álvarez esperaba la señal de partida con el carrito en las manos, entrecerraba los ojos y apretaba los labios, en señal de concentración. Adelante lo esperaba su compañero, Miguel Ángel Arias, con una pala de madera para acudir al rescate en caso de que Car Tunning se atascara y al final estaba Daniel Salazar con los brazos abiertos para ver cruzar la línea de meta a ese vehículo en el que tanto trabajaron.

Era la segunda carrera del día en el Circuito Solar EPM y el equipo de la Institución Educativa Yermo y Parres salió ganador. Aunque no sucedió lo mismo en las 2 competencias siguientes, la barra que los alentó con globos rojos y cantos nunca decayó, y estos jóvenes concursantes nunca perdieron el ánimo.

Todo sucedió el viernes 27 de julio, durante la cuarta edición de este evento que, según Santiago Acosta, gerente de Desarrollo e Innovación de EPM, busca “enamorar a los niños de la ingeniería, la ciencia y la tecnología”.

Lea también: Vecinos del cerro Nutibara producen abono para hortalizas

En representación de la comuna 16 asistió otro equipo del Yermo y Parres, con el carro Space X, y también el Colegio San Francisco Javier, con Green Team. Ellos formaron parte de los 60 equipos seleccionados (entre 226 de toda Antioquia), para acudir a la cita final en pleno Parque de Los Pies Descalzos.

A cada equipo le entregaron un kit con panel solar, batería y micromotores, además de la instrucción de construir un “anfibio solar”, es decir, un vehículo que funcionara con la energía del sol y fuera capaz de superar obstáculos acuáticos. “En Colombia estamos a 6 grados de latitud norte, eso en términos concretos significa que el sol nos da de frente”, señaló Acosta y agregó que la importancia de este reto radica en que “la diversificación hacia las energías renovables no convencionales, más que tendencia del futuro, es una dinámica del presente”.

Eso lo tuvieron muy en cuenta las campeonas del concurso, que fueron las niñas del colegio San José de Las Vegas, con el proyecto Vit Phantom. Juliana Patiño, una de sus integrantes, comentó que su vehículo fue producto de ensayos con diferentes inclinaciones: “Diseñamos un mecanismo con unos balsos cortados y en la parte donde se unen les pusimos velcro para ir añadiendo o quitando inclinación, dependiendo de lo que necesitemos”.

Le sugerimos: La Villa, la primera urbanización de Medellín con paneles solares

Ellas, junto a otros 9 equipos finalistas, pasarán a la Feria de Ciencia, Tecnología e Innovación de Explora, en la que asumirán desafíos diferentes. Pero más allá de los reconocimientos, Santiago Acosta señaló que el Circuito busca impactar vidas. “Lo que necesitamos es que la gente se enamore de por vida de estos temas y que sepa que resolver problemas es algo viable, factible y, lo más lindo, que el sol es democrático, da en todas partes”.

En el proyecto Car Tunning, por ejemplo, los alumnos del Yermo y Parres se enfocaron en estudiar la relación entre fuerza y velocidad. Alejandro Álvarez explicó que adecuaron uno de los motores en la parte delantera y otro en la trasera, para que fuera potente y rápido a la vez.

Además, como añadió Daniel Salazar, probaron con unas pequeñas hélices en las llantas para que su vehículo pudiera pasar fácilmente por el obstáculo de agua, eso sí, sin perder de vista la característica aerodinámica que les permitiría avanzar rápidamente por otros obstáculos, como la zona rugosa y la rampa.

Todo este trabajo no implicó solo la fabricación, sino también toda una investigación previa, motivada y asesorada por la profesora de Matemáticas y Física, Ana María Giraldo. Ella apuntó que estos proyectos también cumplen un papel importante en la elección vocacional de sus estudiantes e incluso los que se gradúan este año ya hablan de ideas para seguir participando en investigación.

Siga leyendo: El laboratorio ambiental que funciona en Belén

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co