¿Vuelve la reestratificación a El Poblado?

El Poblado triplicó su población en 20 años

¿Vuelve la reestratificación a El Poblado?

Las cuentas de servicios públicos alertaron a la comunidad de La Manga, en Los González, de que les habían cambiado el estrato. Casos similares se han registrado en otros puntos de la ciudad.

Un año tuvieron que luchar los habitantes del sector de La Manga, en Los González, para que la Alcaldía les confirmara lo que ellos ya temían: habían sido reestratificados.

Este barrio tradicional de estrato 2, ubicado a pocas cuadras de la transversal Inferior, se convirtió en diciembre del 2016 en estrato 3, en contra de la voluntad de sus habitantes.

Diego Rúa, presidente de la JAC Los González, explicó que a lo largo del 2017 las cerca de 60 familias que habitan allí le solicitaron a la Administración municipal una explicación de por qué las cuentas de servicios públicos empezaron a llegarles con un estrato superior al que ellos habían tenido desde que fueron clasificados.

Solo hasta la semana pasada recibieron una respuesta y una explicación que, como era de esperar, no los dejó satisfechos.

Lea también: El Poblado triplicó su población en 20 años

La marca de un número
A pesar de ser una idea ampliamente difundida —que llega a tomar formas discriminatorias en el lenguaje—, muchos no sabrían definir exactamente qué es el estrato socioeconómico y, en últimas, por qué es importante.

“La estratificación socioeconómica es una clasificación en estratos de los inmuebles residenciales que deben recibir servicios públicos”, explicó el Dane en su sitio web. El propósito es “cobrar de manera diferencial por estratos los servicios públicos domiciliarios permitiendo asignar subsidios y cobrar contribuciones en esta área”.

El principio de subsidios cruzados es el que fundamenta la estratificación: “De esta manera, quienes tienen más capacidad económica pagan más por los servicios públicos y contribuyen para que los estratos bajos puedan pagar sus facturas”, agregó el Dane.

Francisco Ochoa, experto en avalúos, sostuvo que en la sociedad “manejamos una doble moral un poco complicada” en materia de estratificación: “Para vender nos gusta tener un estrato alto, pero para pagar servicios públicos queremos que nos bajen el estrato”.

Pese a ello, recuerda que los estratos están agrupados en los niveles 1 y 2, 3 y 4, y 5 y 6. En esta medida, los saltos entre esos grupos son muy sensibles para las comunidades porque varían las tarifas y cargos fijos de los servicios públicos, lo que termina por impactar de manera notoria el bolsillo de los ciudadanos.

Reconoció además que este modelo puede prestarse para inequidades, pero es el modelo existente: “Si uno fuera a calificar el estrato por valores, en El Poblado ciertas zonas podrían calificarse con estrato 15, pero solo existen 6 categorías de estratos”.

Le sugerimos: El Poblado tendrá 14.000 habitantes más en 10 años

¿Por qué los subieron de estrato?
En respuesta a una solicitud interpuesta por José Rodrigo Rúa Castaño, uno de los propietarios de La Manga, el subsecretario de Catastro de la Secretaría de Gestión y Control Territorial describió las características por las que se clasificaba la propiedad como estrato 3.

Entre ellas menciona las variables predominantes de la vivienda por las que merece, a juicio del Municipio, esa clasificación: una entrada principal, acceso peatonal, sin andén, pero con un antejardín pequeño, sin garaje o parqueadero, pero con fachada “revocada y pintada” y puerta en “madera pulida, metal, armazón hierro”.

Para Diego Rúa y sus vecinos las condiciones en las que se dio la reestratificación son confusas, porque los contratistas que supuestamente hicieron la visita al sector nunca se identificaron ante la comunidad ni accedieron a las viviendas para constatar las condiciones de vida.

Del mismo modo, no comprenden por qué hubo algunos apartamentos que fueron cobijados por el cambio y otros, con similares características, no.

Por si fuera poco, se quejan de que con la modificación el valor de los servicios públicos se duplicó. Sergio Gaviria, propietario de la única tienda en el barrio, dijo que el cambio le significó pasar de pagar en promedio 170.000 pesos por energía, acueducto y alcantarillado, en 2016, a pagar cuentas que rondan los 300.000 pesos.

Su tienda, donde a lo largo de la mañana del martes 16 solo había vendido 5 huevos y 2 medios paquetes de cigarrillos, para un recaudo de apenas 9000 pesos, no es suficiente para mantenerlo a él y su familia. Si no fuera por la ayuda de sus hijas, no podría pagar los servicios públicos de la su casa ni los de la tienda.

Vea esto: Así era El Poblado hasta hace algunos años

¿Hay reestratificación en marcha?
Voceros de la Secretaría de Gestión y Control Territorial aseguraron a Gente que en la actualidad no se está llevando a cabo ninguna actualización catastral en El Poblado. Dijeron que lo que sí se está desarrollando es una asignación de estrato para las nuevas edificaciones y han revisado los estratos cuando la ciudadanía lo ha solicitado.

En el caso de la propiedad de Rúa, indicaron que él solicitó una confirmación de estrato y esta revisión suele incrementarlo.
Afirmaron estar dispuestos a revisar los casos en los que la ciudadanía estime que se presentaron irregularidades para atenderlas. Por su parte, los vecinos de Los González no descartan interponer acciones para solicitarle a la Alcaldía que les modifique esta clasificación.

Por Álex Esteban Martínez Henao.
alexm@gente.com.co