¿Ha mejorado la calidad de vida en Belén?

¿Ha mejorado la calidad de vida en Belén?

¿Ha mejorado la calidad de vida en Belén?

El informe de calidad de vida de Medellín Cómo Vamos reveló que las condiciones en Belén han mejorado un 0,8 % desde 2010.

Que Belén es un buen vividero, eso muchos lo dicen, pero ¿qué tanto hablan de eso las cifras oficiales? En junio y julio fue publicado el informe de Calidad de Vida Medellín Cómo Vamos 2017, una alianza interinstitucional privada que busca evaluar y hacer seguimiento de las condiciones en que habitamos la ciudad y sus comunas.

Piedad Patricia Restrepo, directora del programa, explica que esta es una de las 2 entregas del año —la del segundo semestre es la Encuesta de Percepción Ciudadana— y consiste en un análisis de información previamente solicitada a la Alcaldía y otras entidades públicas o privadas como, por ejemplo, Camacol.

“Lo hacemos en 2 espacios: uno son las mesas de trabajo temáticas y ahí con diversos grupos de interés, incluyendo siempre la Alcaldía, analizamos temas puntuales en vivienda, seguridad, servicios públicos, educación. Y también tenemos otros escenarios que son las entrevistas semiestructuradas con expertos”, señala la directora y agrega que esa información reposa en la biblioteca digital del programa donde actualmente hay 900 documentos.

Uno de los datos importantes que surgieron del informe de 2017 es que el reto de mejorar la equidad se mantiene. El índice de Gini, que va de 0 a 100 (en la medida en que se acerca más a 0 es porque se trata de una sociedad más igual en la distribución de los ingresos y conforme llega a 100 es más desigual), está en 52 en Medellín.

Lea también: ¿Por qué en Medellín unas obras se hacen y otras no?

Eso significa que “somos una sociedad muy desigual y hay que preguntarse por qué, mirar cómo se están distribuyendo las oportunidades en la ciudad”, porque hay indicadores sociales que permiten ver las diferencias en el acceso a bienes y servicios.

Uno de ellos es el capital humano, que, según la directora del programa, es el acumulado en años que tiene cada persona en educación. En la medida en que es más alto se traduce en más oportunidades de acceder al mercado laboral de manera formal, tener mejores ingresos y a su vez mejorar las condiciones de vida.

“Uno puede dividir la población en 5 grupos de menores a mayores ingresos y vemos que hay una brecha en capital humano entre el quintil 1 (las familias más pobres) y el quintil 5 (las más ricas). La de Medellín es la mayor brecha entre las ciudades capitales y las áreas metropolitanas de Colombia”.

Le sugerimos: Preocupa el deterioro del colegio Ramón Giraldo Ceballos

El índice de calidad de vida, que combina 15 variables objetivas y subjetivas, mostró que Belén es la cuarta comuna con mejores condiciones de vida, después de El Poblado, Laureles y La América. En una escala de 0 a 90, la comuna 16 mostraba en 2010 un índice de calidad de vida de 55,9 y para 2017 subió a 56,7.

Otro dato importante es que en la ciudad “18 de cada 100 jóvenes no están estudiando y tampoco terminaron el bachillerato”. Junto a Cali somos la ciudad en la que este índice es más alto. Las razones son muchas, pero una de ellas, siguiendo con la directora, es que hay bajo “capital social”, es decir, “las familias no valoran la educación como medio de ascenso social”.

En Belén la mayoría de los habitantes ocupados (34,1%) ganan entre 1 y 2 salarios mínimos mensuales y el 20,2 % se ganan entre 2 y 4 salarios mínimos. Mientras que la tasa de desempleo ha disminuido: pasó de ser 9,5 en 2014 a 7,7 en 2017.

Vea además: ¿Faltan rutas de buses en Belén?

Otro de los retos importantes que menciona el informe Medellín Cómo Vamos es el de la seguridad, que, advierte la directora, hay que tratar con todo el rigor, porque esta Alcaldía le apostó a una mirada integral, pues todos los indicadores son relevantes, pero si se mira solo el de la tasa de homicidio, para la que el gobierno actual había planteado 15 por cada 100.000 habitantes (arrancó con 20), se puede decir que no está cumpliendo, porque la proyección al finalizar el 2018 es de 26 asesinatos por cada 100.000 habitantes.

En este sentido, dice Piedad Restrepo, los expertos consultados por el programa han planteado la pregunta de si el desmonte de cabecillas es la estrategia acertada, teniendo en cuenta que las organizaciones criminales están basadas en rentas criminales.

Además, han sugerido tener cuidado con la inversión en tecnología para la seguridad, que es costosa y puede quedar obsoleta, para fortalecer en cambio la convivencia y consolidar, “como se viene haciendo”, puntos de atención cercanos al ciudadano, como las inspecciones y las comisarías.

Siga leyendo : Los 5 barrios en los que más roban en Belén

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co