En El Poblado crearon un brazo robot para las víctimas de las minas

En El Poblado crearon un brazo robot para las víctimas de las minas

En El Poblado crearon un brazo robot para las víctimas de las minas

Una ONG creada por un australiano en El Poblado (Medellín) desarrolló un brazo biónico de bajo costo y código abierto para las víctimas de minas antipersonales.

Desde 1985 unas 11.765 personas han resultado víctimas de minas antipersonales y municiones sin explotar en Colombia.

Estas podrían beneficiarse del brazo desarrollado por e-Nable Medellín y cuyos diseños, técnicas y códigos fueron liberados en la última semana para que cualquiera con conocimientos básicos de electrónica, fisioterapia e impresión 3D pueda reproducirlo sin ningún costo.

El brazo es la más reciente creación de la ONG fundada por el australiano Adam Armfield en nuestro barrio. A este se suman las 20 prótesis entregadas de manera gratuita a niños y adultos víctimas del conflicto durante el 2018. Después de haber entregado 20 en lo corrido del año, e-Nable le apunta a cerrar el 2019 con un total de 40 pacientes beneficiados por sus prótesis gratuitas.

De Sídney a Medellín
Armfield no es uno más de los rubios, altos y bronceados turistas que visitan nuestra ciudad. Él se quedó. En su natal Sídney y luego en Londres trabajó para Johnson & Johnson durante más de 10 años. Hace unos 5 años decidió hacer una pausa en la vida corporativa.

Lea además: Lucas sueña con hacer robots que ayuden a la gente

Durante ese break llegó a Medellín, junto con su esposa, también australiana. Desde entonces se enamoró del país y pensó que debía crear un emprendimiento en él.

“Yo decidí montar algo en Colombia, yo amo a Colombia, por algo estoy acá. Además, siempre he querido hacer algo en lo que yo pueda ofrecer algo a la comunidad en la que estoy viviendo”, dijo. “La vida ha cambiado: no estoy ganando como antes, pero estoy mucho más contento aquí ya”, afirmó Armfield.

Cuando estuvo buscando qué hacer, se inclinó por un viejo gusto de toda la vida: la tecnología. Por aquel entonces la impresión 3D estaba dando sus primeros pasitos y las notas en los medios de comunicación abundaban.

Juguetes, gadgets, herramientas y hasta armas eran las posibilidades que aparecieron destacadas en los noticieros y periódicos. Para Adam fue como un llamado: “Estaba viendo las noticias y pensé: quiero aprender esto”. Con esto en mente se arrojó a la iniciativa.

Le sugerimos: Estudiantes del Montessori competirán en robótica en Corea del Sur

La idea original fue crear una empresa y un programa social dentro de esta que aprovechara las máquinas durante los fines de semana y las noches.

“Entonces invité a unos estudiantes de la Universidad de Antioquia a trabajar conmigo. Por esos días los Clubes de Ciencia Colombia me invitaron a ayudar a uno de sus estudiantes que no tenía una mano. Así que todos juntos hicimos la primera prótesis con impresión 3D para regalarle a un estudiante de su club”, contó Armfield.

El programa social se expandió con la llegada de distintos voluntarios hasta que se convirtió en e-Nable, la fundación especializada en la creación de prótesis con impresión tridimensional.

Con el paso del tiempo, algunas campañas de crowdfunding y el trabajo de algunos voluntarios, la fundación establecida en una pequeña oficina de la calle 10, fue creciendo. Ahora cuenta con profesionales como el ingeniero biomédico Esteban Rojas y practicantes.

Ello han garantizado la continuidad del conocimiento adquirido durante estos 2 años, pero también le ha dado permanencia al trabajo que llevan a cabo con víctimas del conflicto armado y personas en condición de discapacidad.

Siga leyendo: Álvaro le apuesta a la robótica educativa

Por Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co