La envidiable naturaleza que rodea una unidad en La Castellana

La envidiable naturaleza que rodea una unidad en La Castellana

La envidiable naturaleza que rodea una unidad en La Castellana

Urbanizaciones con bosques hay muchas, pero Castillo de la Castellana se dio a la tarea de estudiarlo. El resultado: 900 plantas de más de 130 especies.

Basta con abrir las ventanas o salir al balcón de un sector de Castillo de la Castellana para encontrarse de frente con mariposas, guacharacas, soledades e iguanas.

Inclusive, con salir a caminar entre los senderos que hacen parte de las zonas comunes, también se pueden apreciar zarigüellas, lagartijas y pájaros.

Lea también: Comadrejas se pasean entre Belén y Laureles

Esta riqueza en fauna, a la que se le suman más de 900 árboles y plantas distribuidos en un área de 1600 metros cuadrados, hace parte de lo que llaman “un tesoro escondido”, según Angélica María Peláez, administradora de la unidad.

Ana María Villegas vive en la unidad hace 14 años. Antes de llegar a este rincón lleno de verde vivía en La Mota. A la hora de pasarse, siempre tuvo interés en que su nuevo apartamento estuviera ubicado en una zona con mucha vegetación. Y después de 2 años de intensa búsqueda, la encontró.

Un bosque rico
La unidad donde Villegas vive con su esposo e hija tiene más de 20 años de existencia. Desde su construcción, se le hizo un bosque rico y diverso.

Un inventario forestal elaborado por la firma Prosamb estableció que Castillo de la Castellana tiene más de 130 especies de plantas, entre nativas y exóticas, distribuidas en 43 familias.

De estas 130 especies, el 52,3 % (es decir, 69) pertenece a la categoría ornamental mientras que el 37,7 % (49) son especies zoófilas o melíferas, las cuales proveen alimento a aves, murciélagos, mamíferos terrestres e insectos. Las 12 especies restantes corresponden a especies alimenticias, como el mango (Mangifera Indica), naranjo (Citrus aurantium), limón (Citrus limon) y el mandarino (Citrus reticulata).

Le sugerimos: Estas son las aves que revolotean por La Castellana

El estudio de Prosamb afirma que la diversidad de especies representa “una alta riqueza para el arbolado urbano de la ciudad, incluso con indicadores de diversidad superiores a ambientes rurales y zonas de bosque denso”.

Un trabajo para crear conciencia
Angélica María Peláez cuenta que la unidad se empezado a preocupar por conocer su patrimonio ambiental. “Hicimos una visita a este tesoro escondido, contándoles cuáles eran las especies, creando sensibilidad, cultura y responsabilidad social ante una zona tan importante para la copropiedad y la comunidad”.

La preocupación por el entorno es tal que ya algunos vecinos esperan que un lote aledaño, perteneciente al Municipio, se conserve. Tal y como sostuvo Carlos Mario Correa, residente desde hace 11 años, “aquí tenemos toda la vida de la ciudad”.

Siga leyendo: Las loras que le ponen música a la carrera 65

Por Álex Esteban Martínez
alexm@gente.com.co