En Laureles fabrican bicicletas para personas con movilidad reducida

En Laureles fabrican bicicletas para personas con movilidad reducida

En Laureles fabrican bicicletas para personas con movilidad reducida

En esta casa del barrio Lorena (Medellín) fabrican bicicletas y triciclos para personas con movilidad reducida. Le contamos cómo surgió la idea.

En la carrera 74 con calle 43 hay una casa donde en lugar de muebles hay bicicletas. Están en el suelo, en el techo, montadas sobre una matriz en la que ensamblan sus marcos o en un cuarto dedicado especialmente a la pintura.

Se llama Casa Bici Rolling, un espacio que desde 2016 abrió sus puertas en el barrio Lorena y se dedica a la restauración, mantenimiento y fabricación de bicicletas personalizadas.

Jairo Alberto Mejía, fundador de la empresa, cuenta que desde que estudió Comercio Exterior en la Institución Universitaria Esumer tuvo la idea de emprender su propio negocio. Trabajó por 6 años con reciclaje y mientras rodaba en las calles se interesó por los caballos de acero.

Empezó a acumular bicicletas, triciclos y chécheres sin saber muy bien qué iba a hacer con ellos, pero tenía la certeza de que era material valioso y resistente. La respuesta le llegó en 2012, cuando asistió a uno de los recorridos organizados por el colectivo Siclas, en el que conoció a otras personas interesadas en las 2 ruedas y que además sentían gusto por los accesorios clásicos y el estilo vintage.

Lea además: ¿Adónde llevan las bicicletas robadas en Medellín?

En compañía de David Felipe Gómez, su socio y amigo, Jairo decidió alternar el reciclaje con la restauración de bicis. En las tardes las pintaban y se acercaban a la zona industrial de Belén donde conseguían repuestos y aprendían algunos trucos de mecánica.

“En la sicleada la gente veía las bicicletas bonitas y me preguntaban, entonces ahí le pusimos nombre al negocio”, recuerda el vecino. Durante 2 meses tuvieron el apoyo de un inversionista y, aunque la relación no duró mucho, el impulso les sirvió para conseguir un espacio en un local dedicado a la reparación de motocicletas Harley Davidson, donde también aprendieron lecciones sobre el manejo de herramientas.

Hace 3 años abrieron la Casa Bici Rolling y le dieron ese nombre porque, según dice Jairo, más allá de la fabricación de bicicletas, lo que buscan es “una transformación de ciudad”. Y para lograrlo también se dedican a adaptar bicis para personas con movilidad reducida.

Esa línea comenzó con una handbike (bicicleta que se maneja con las manos) para un niño que no tenía movilidad de la cintura para abajo. Como vivía en un pueblo, el referente que pidieron fue una fotografía del pequeño sentado en una silla Rimax, así tomaron las medidas y la fabricaron.

Le sugerimos: En bicicleta, agentes hicieron operativos de control en Laureles

En 2017 fueron seleccionados en Capital Semilla, el concurso de la Alcaldía que apoya a emprendedores de negocios con valor agregado y viabilidad. Hicieron la validación con fundaciones y centros de terapia, y después del reconocimiento continuaron los pedidos.

El siguiente proyecto fue un triciclo para un niño con síndrome de Down. Según cuenta Jairo, el padre quería que el menor practicara bicicrós como el hermano, pero como tenía problemas de equilibrio en este caso la solución fue adecuar el ancho del triciclo para hacerlo más estable.

La fabricación, según Mejía, comienza por un referente con cual el cliente indica lo que necesita, sigue con una medición del cuerpo y luego, mediante ensayo y error, se hacen los ajustes.

Otro de los diseños que recuerda es el triciclo que hicieron para un pequeño llamado Ángel, que no podía mover los brazos ni las piernas. Lo que hicieron fue agregarle un manubrio atrás para la persona que lo lleva, un arnés para sujetarlo y punteras para asegurar sus pies a los pedales.

No se pierda: Downhill, más que montar en cicla

El vecino cuenta que otra forma de difundir el uso de este modo de transporte ha sido la biciescuela, un programa en el que el equipo de Bici Rolling ha enseñado claves de mecánica básica en espacios de ciudad dedicados a promover la movilidad limpia.

Ahora trabajan en un pedido de 4 handbikes y 6 triciclos para el Sistema de Bicicletas Públicas de Rionegro Bici-Río. Estos últimos, de acuerdo con Jairo, también apuntan a la inclusión de las personas que, tal vez por malas experiencias en la infancia, tienen temor de subirse a una bici, pero buscan hacer ejercicio o transportarse.

Desde sus años de universidad este vecino se moviliza en bicicleta, pero ahora lo hace con la mirada afinada para seguir aprendiendo a fabricar caballos de acero que sean prácticos, rápidos y seguros.

Siga leyendo: Aprenda a usar los 8 bicitalleres públicos de Envigado

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co