Belén está lista para recibir al papa

Belén está lista para recibir al papa

Los jóvenes ingresaron con los ojos vendados a un cuarto sin luz. Su misión era seguir una cuerda que estaba enredada por todo el salón hasta que hallaran una salida al laberinto. En el punto de llegada los esperaban sus líderes para entregarles una bolsa transparente en la que había una pieza de rompecabezas y una roca.

Cuando armaron la figura descubrieron la imagen del papa Francisco acompañada de la frase: “Vivir juntos, mezclarnos, encontrarnos, tomarnos de los brazos, apoyarnos, participar de una verdadera experiencia de fraternidad”.

Este taller, que tuvo lugar el viernes 25 de agosto en un salón ubicado en el parque de Belén, es una de las actividades con las que los integrantes de Gaudium, el grupo juvenil que pertenece a la parroquia de Nuestra Señora de Belén, se prepara para la visita del sumo pontífice el 6 de septiembre al país.

Lea también: “El papa llega en un momento en el que necesitamos esperanza”

Estefanía Botero, miembro del equipo base de Gaudium, que se encarga de la coordinación, explicó que en este encuentro el rompecabezas representaba la unidad que simboliza la labor del papa en la Iglesia católica, que es la unidad de las reglas, las costumbres y las creencias. Y con la piedra buscaban hacer alusión al texto bíblico (Mateo 16:18) en el que Jesús le dice a Pedro que será la piedra sobre la cual edificará su iglesia.

El ciclo de encuentros preparatorios de Gaudium tuvo 3 ejes temáticos: ver, juzgar y actuar y celebrar. En el primero, según cuenta Valentina Vélez, también integrante del equipo base, se acercaron a algunos datos curiosos de la figura del papa, uno de los puntos que más los sorprendió es que desde el año 741 no había un papa no europeo.

En el segundo, que estuvo dirigido al juzgar y actuar, buscaron dar respuesta a la pregunta de ¿qué está haciendo el sumo pontífice en la ciudad y cómo pueden ellos contribuir al motivo de visita? En el tercero, que se verá desde el actuar, adoptarán un compromiso para que la llegada del papa transforme algo en ellos: “La idea es que después del 9 de septiembre seamos personas diferentes, más allá de tomar la foto es tener una experiencia de fe, sentir que tuvimos aquí al personaje visible de Dios y eso nos cambió la vida”, expresa Vélez.

Los 60 integrantes de Gaudium participarán en la eucaristía que se celebrará ese sábado a las 10:00 a. m. en el aeropuerto Olaya Herrera. Los mayores de edad fueron convocados para servir como voluntarios en la misa y los demás irán con un grupo de padres, incluso planean hacer fila desde la tarde anterior.

“En cada cuadrante hay 50 voluntarios y 50.000 asistentes, nuestra labor como líderes del cuadrante es ayudar a mantener el orden público y ser ‘umberelos’, que viene de sombrilla en inglés (umbrella), porque lo que haremos es tener el Santísimo cuando los ministros vayan a dar la comunión.

Siga leyendo: “Yo fui el acólito del papa Juan Pablo II”

Los brazos extendidos del papa
Una de las encargadas de repartir el cuerpo de Cristo en la misa papal será Virginia Zapata, una habitante de La Gloria que oficia como coordinadora de ministros en la iglesia San Francisco Javier desde hace 3 años. A finales de julio la llamaron de la Curia para invitarla a servir en la eucaristía con el romano pontífice.

En la reunión les informaron a los llamados que solo seleccionarían a algunos. De los 16 ministros de su parroquia solo eligieron a 13, entre ellos Virginia, para quien esta misión significa ser los brazos extendidos de los pontífices. “Nunca pensé que el Señor me fuera a hacer ese llamado, pero fue una gracia suya. Sentí una alegría y una responsabilidad muy grande”, comenta la vecina, que también es parte del grupo bíblico y de la pastoral de la caridad.

“Esta visita es muy importante porque es el representante de Cristo en la tierra y es un ejemplo de la apertura y el cambio que tanto necesitamos en Colombia. Será una oportunidad para vivir la experiencia de fe en comunidad y esa es la forma en que crece”, añade la coordinadora de ministros.

El padre Jhon Esteban Urrego Márquez, párroco de Nuestra Señora de Belén (sede de la vicaría de Occidente), cuenta que del 6 al 15 de agosto los feligreses tuvieron una preparación intensiva para la visita del sucesor de Pedro.

Los encuentros, en esta y las demás parroquias del país, fueron guiados por una cartilla que emitió la Conferencia Episcopal para la formación de los creyentes. En ella se proponen temas como la esperanza, la caridad, la confianza en las relaciones con los otros, la paz con las palabras, el sembrar la bondad con los actos y la justicia en las decisiones. Cada comunidad podía adaptarla a sus procesos y horarios de reunión.

Le sugerimos: Apréndase el himno de la visita del papa a Colombia

Además, aclara el padre Urrego, la base fue el lema que se eligió para el viaje del obispo de Roma a Colombia, que es “Demos el primer paso”. “La invitación ha sido a que todos los colombianos, independiente de si son o no católicos, demos el primer paso hacia la reconciliación de un país que ha sufrido muchas heridas, pero también para que miremos adelante y construyamos un mejor país”, añade el sacerdote.

Esta semana además algunos miembros de los grupos de las iglesias visitarán a las familias de diferentes sectores para invitarlas a orar por el papa y a establecer un propósito para que puedan recoger los frutos de su visita.

Por Dafna Vázquez
dafnav@gente.com.co