Estos son los puntos críticos por basuras en el occidente de Medellín

Estos son los puntos críticos por basuras en el occidente de Medellín

Estos son los puntos críticos por basuras en el occidente de Medellín

Vecinos de Laureles y Belén (Medellín) están cansados del depósito de basuras y escombros en vías públicas. Piden acciones más notorias a las autoridades de la ciudad.

¿Cómo se sentiría usted si todos los días dejaran varias bolsas de basuras o costales de escombros a la entrada de su casa? Esta es la pregunta que hace Andrés Felipe Martínez, un vecino de Los Alpes, mientras corre con desespero los desechos hacía el borde del andén, para que los recolectores de Emvarias los vean y se los lleven.

Quejas de este tipo llegan a Gente de parte de ciudadanos que están cansados de que personas inescrupulosas, algunas ni siquiera residentes del barrio, saquen sus desechos en los tiempos en que no pasa el camión recolector en parques, esquinas, entradas de casas e incluso en la mismas vías donde transitan los vehículos.

Así lo afirma Carlos Sánchez, habitante de Laureles, que comenta que “los desechos que arrojan algunos comerciantes ubicados en la avenida Bolivariana y San Joaquín han convertido la zona en un basurero, al que tiran toda clase de cosas, incluidas llantas y muebles viejos, y a pesar de los esfuerzos de Emvarias por recoger, la problemática se refleja todos los días y hace que el barrio se vea muy feo”.

En otro caso similar, cuenta Susana Ríos, empleada de un local comercial de la avenida Jardín, quien dice que es inaudito ver que pasa el camión recolector y a los pocos minutos se observan personas sacando bolsas con residuos.

Lea también: Basuras le están quitando a Medellín su apelativo de Tacita de Plata

No tenemos por qué aguantar la cochinada de otros ni su descuido, las normas son para todos y el que no cumpla que lo sancionen. Hace falta más control por parte de las autoridades”, afirma.

Algunos habitantes de Miravalle gestionaron la instalación de unas canecas de basura alrededor del corredor de la quebrada La Picacha para mantener limpia la canalización. Sin embargo, no contaron con que estos lugares se convertirían en puntos críticos de basuras.

“Cuando las canecas están llenas, las personas de igual forma dejan la basura por debajo, y así se va creando una montaña de desechos que provocan malos olores y contaminación en nuestro barrio”, añade Gustavo Uribe, vecino del sector.

Asimismo, habitantes de la unidad residencial La Cordillera, ubicada en la carrera 83B con la calle 31A, también están afectados porque hace varios años los vecinos tomaron una parte de su cuadra para arrojar desechos. “Esto generó malestar visual: llueve o hay mucho viento y se riega toda la basura para nuestra unidad, los roedores y plagas se han incrementado con esta situación. Ya no sabemos qué hacer”, cuenta Ánderson Echavarría.

Le sugerimos: Vecino denuncia basuras en Belén Las Mercedes

Acciones concretas
Para John Bedoya, administrador de la zona 6 de Emvarias, lo primero es que se deben detectar los puntos críticos para implementar la acciones pertinentes.

Los principales puntos que han identificado en la comuna 16 son: la carrera 83, entre las calles 27 y 20; la carrera 70, entre las calles 10 y 30; la carrera 76, entre la calle 20 y 26; la calle 30 y 30A, y la avenida 80.

Mientras que en Laureles han identificado que son más cercanos a lugares comerciales que a zonas residenciales, específicamente donde hay restaurantes o puestos de comida.

Los puntos que han sido intervenidos por Emvarias son las avenidas Jardín, Bolivariana y Nutibara; el corredor de La Picacha en Conquistadores, en la carrera 65, y en la carrera 70, a la altura de la calle 42 y la circular 1.

Lea además: Queja reiterada por basuras en San Joaquín

El funcionario asegura que la principal causa para que se establezca un punto crítico de basura se debe a la cultura ciudadana. “La comunidad, aún conociendo los horarios de recolección de residuos sólidos en su sector, los saca indiscriminadamente, sobre todo los usuarios comerciantes se acostumbran a exponer residuos a cualquier hora del día”.

Generalmente Emvarias hace recolección de residuos en zonas residenciales 2 veces a la semana. Con el fin de mitigar la problemática, la entidad debe disponer de más vehículos que recorren las vías principales, 3 veces al día en zonas comerciales, para evitar la aglomeración de los desechos.

Campañas pedagógicas
Para John Bedoya es una preocupación constante que no se tome conciencia de la situación porque se puede generar un problema de salud pública. “Hay aparición de roedores que portan enfermedades, gallinazos, además de afear la ciudad y los entornos alrededor de estos puntos críticos”.

Es por esto que la entidad viene adelantando campañas pedagógicas para generar conciencia y cultura ambiental. “Con guías ambientales desarrollamos jornadas de sensibilización para el correcto uso de residuos sólidos, entregamos información con los horarios y frecuencias de los sectores afectados. Tenemos los puntos naranjas para que lleven todo tipo de material reciclable”, cuenta John Bedoya.

Con el fin de evitar que se pague a moto cocheros o habitantes de calle para botar los escombros, ya que estos no hacen la pertinente gestión y solo los trasladan los desechos a otros puntos de la ciudad, la entidad dispuso de la linea amiga del aseo 444 56 36, en la que el usuario puede programar la recolección de residuos especiales como madera, colchones, llantas, entre otros. El costo por un bulto de escombros es de 3150 pesos.

Cuando intervienen el punto, el personal analiza si es viable la construcción de jardín o la instalación de letreros.

Siga leyendo: Basuras en Belén, un problema cada vez más complejo

Por Alexis Carrillo
alexisc@gente.com.co