Bajos del puente de Bulerías se convirtieron en un basurero

Los bajos del puente de Bulerías se convirtieron en un basurero

Bajos del puente de Bulerías se convirtieron en un basurero

Vecinos de Belén y Laureles (Medellín) se quejan y piden control por los malos olores, las basuras, las necesidades fisiológicas en la calle y la quema de objetos como colchones y llantas.

Los bajos del puente que comunica el barrio Conquistadores con Belén Rosales, en la glorieta de Bulerías, se convirtieron en un lugar de desecho de basuras, escombros, riñas, un dormidero para habitantes en situación de calle, e incluso algunos vecinos aseguran que ocasionalmente funciona como expendio de drogas.

Las quejas de los habitantes de Belén y Laureles han sido recurrentes. Ellos aseguran sentirse afectados por la presencia de esta población vulnerable en el sector y esperan una pronta solución con el fin de que los atiendan y los reubiquen en otro lugar.

Laura Estrada, administradora del edificio Alameda, manifiesta que han enviado varios derechos de petición a la Alcaldía de Medellín sobre esta situación que tiene incómodos a residentes y visitantes, pero la administración ha hecho poco en este sector.

“Desde el año pasado envié un derecho de petición a la Secretaría de Inclusión y no hubo respuesta, este año volví a enviarlo, también a Emvarias con el fin de que organizaran este sitio porque se convirtió en un acopio de basuras. Vehículos recolectores de escombros que no se les ve la placa dejan todos los costales ahí”.

Lea también: Vecinos se quejan por aumento de habitantes de calle en Belén

Si bien Laura Estrada afirma que ha disminuido el número de personas en situación de calle en la zona, denunció que al parecer algunas venden estupefacientes: “Hay muchachos que paran en motocicletas o bicicletas, hablan con estas personas, les entregan algo y de inmediato se van. Es preocupante porque este lugar tan tranquilo puede convertirse en un sector de inseguridad, atrayendo gente desconocida de otros barrios”.

Al lado del edificio Alameda hay una casa abandonada hace muchos años, la cual es aprovechada por este tipo de población vulnerable para hacer sus necesidades fisiológicas, dormir o consumir drogas. “La vivienda deshabitada les sirve como hogar; desde agosto del año pasado fueron llegando unos pocos y ahora se ha masificado. La casa tiene dirección, pero no aparece en la oficina de Instrumentos Públicos, no sabemos de quién es, ni porque está vacía”, aseguró la administradora.

María Ana Patiño, habitante de la zona, hace un año reside en el lugar y asegura que paga un arriendo y servicios muy caros para tener que presenciar los problemas con estas personas. “Se han presentado inconvenientes por el arrendamiento de los apartamentos, por lo que sucede en los bajos del puente. Siendo un sector estrato 5, no me parece que deba ser la fachada del barrio. Los malos olores y los mosquitos nos tienen perjudicados a los vecinos. Pedimos una intervención y más alumbrado público debajo del puente”.

Le sugerimos: Habitantes de calle en Medellín, entre la inseguridad y el estigma

A razón del derecho de petición enviado por la administradora del edificio Alameda, Emvarias envió un camión especial para recoger los escombros. Pese a esto, siguen llegando basuras y desechos a la zona.

Por su parte, la Secretaría de Inclusión Social aseguró que estas personas permanecen en estos lugares porque tienen un mayor volumen de reciclaje y los vecinos les dan limosnas. “La Administración cuenta con todos los espacios de atención, alimentación y resocialización de estas personas, si alguien ve a habitantes de calle en situaciones difíciles pueden comunicarse a la linea 123 social para que los recojan y los atiendan”.

Actualmente un equipo de intervención todos los días sensibiliza y capta la población más vulnerable.

Siga leyendo: El Poblado pide control a habitantes de calle

Por Alexis Carrillo Puerta
alexisc@gente.com.co