Que los ladrones no se le metan por la ventana del carro

Que los ladrones no se le metan por la ventana del carro

Que los ladrones no se le metan por la ventana del carro

Que una noche de rumba termine con un dolor de cabeza no es nada nuevo. Pero que termine con un vidrio del carro desmontado y las pertenencias que había dentro del vehículo perdidas es quizá uno de los peores.

El Poblado Centro, Patio Bonito, Barrio Colombia y Villa Carlota son los sectores más afectados por este tipo de hurto.

 

Justamente eso fue lo que le pasó a un bogotano que vino a visitar a un amigo, vecino de El Poblado. Según cuenta Amparo Gaviria, líder comunitaria que conoció el caso, en la noche del miércoles 19 de julio ellos salieron a comer en el sector del Parque Lleras y decidieron parquear en la calle.

Según cuenta Gaviria, a pesar de que nuestro vecino le insistió a su invitado que no dejara nada en el carro, este dijo que en su maleta no había nada importante ni de valor. Así que lo puso debajo de una silla de bebé que había en el carro.

“Entre 11 y 11:30 p. m. ellos regresaron de comer, no vieron vigilante por ninguna parte y encontraron el carro en esas circunstancias”, cuenta Gaviria. ¿Las circunstancias? Encontraron el vehículo con el vidrio de la puerta trasera derecha roto y en el piso, ¿y la maleta?, por ningún lado.

Este caso es uno más de una modalidad que los ciudadanos han reportado en redes sociales y que viene en ascenso. Uno de los más recordados ocurrió en la noche del 16 de junio en un restaurante en la vía Las Palmas, cuando en menos de 2 minutos, un ladrón desmontó uno de los vidrios de una camioneta y se llevó 2 maletas con ropa, libretas y un computador.

Una modalidad similar fue usada por un ladrón que rompió el vidrio de un vehículo estacionado en un reconocido restaurante de la Milla de Oro, y otros más se han reportado en Belén Rosales y Llanogrande, por lo que no es un fenómeno exclusivo de nuestro barrio.

De acuerdo con el Sistema de Información para la Seguridad y la Convivencia (Sisc), de la Secretaría de Seguridad de Medellín, con datos de la Policía Nacional, entre el 1.° de enero y el 15 de julio de este año se han denunciado 902 hurtos. Esto representa un 4,8 % más que los que se denunciaron para el mismo periodo del 2016.

Según explicaron funcionarios de ese despacho de la Alcaldía de Medellín, hay una distinción en este tipo de hurtos. Mientras que el robo de espejos, llantas y rines está tipificado como halado (de los que se han reportado 27 casos), los robos de pertenencias al interior de los vehículos equivalen a hurto a personas. Para ese periodo, 686 hurtos.

Conforme con los datos del Sisc, los sectores de la comuna 14 más afectados por este flagelo delincuencial son El Poblado centro, con 150 casos de hurtos; seguido de Patio Bonito, con 101; Barrio Colombia, con 87, y Villa Carlota, con 81.

Édison Arias Jaramillo, consultor en riesgo público del Grupo Risk Management, explica que esta es una modalidad que se ha puesto de “moda” durante los últimos meses.

Asegura que a esta viene asociado el uso de tecnologías que les permiten a los ladrones desactivar las alarmas de los vehículos antes de perpetrar el robo.

Reconoce que es un delito difícil de enfrentar y “más en una ciudad tan confiada como la nuestra”. Por ello recomienda a los propietarios de los vehículos que polaricen los vidrios de sus carros.

De acuerdo con la Resolución 003777 del 2003, del Ministerio de Transporte, en el país pueden circular sin autorización vehículos particulares con vidrios polarizados o entintados que cumplan con las siguientes características: transmisión luminosa superior o igual al 70 %, vidrios laterales traseros del 55 % y vidrios delanteros con una luminosidad del 70 %.

Arias Jaramillo añade que los ladrones antes de atacar hacen labores de inteligencia tratando de identificar los objetos que llevan en los vehículos. De allí que recomiende que los bolsos, computadores, carteras, gafas y celulares no estén a la vista desde el exterior.

Una medida para evitar esto sería guardando estos implementos en la cajuela del carro o bien debajo de los asientos cuando sea posible.

Insiste en que se evite estacionar en lugares mal iluminados, despoblados o distantes. Aunque reconoce que estos robos también se pueden presentar dentro de centros comerciales y establecimientos de entretenimiento, dice que es preferible no dejar los carros en la calle.

Finalmente, indica que, según la Superintendencia de Industria y Comercio, así como diversas sentencias, los establecimientos comerciales están obligados a responder por los robos a los vehículos que ocurren dentro en sus instalaciones.

Así que recuerde tomar medidas de seguridad y cuide su vehículo para que una noche de rumba no termine con un “¡qué guayabo!”.

Álex Esteban Martínez Henao
alexm@gente.com.co