Aumentan controles de sanidad en la 70 por visita del papa

Aumentan controles de sanidad en la 70 por visita del papa

Aumentan controles de sanidad en la 70 por visita del papa

Antes de la visita del papa Francisco la Secretaría de Salud hace visitas a los establecimientos abiertos al público de la 70. Propietarios denuncian arbitrariedad.

El jueves 17 de agosto las revisiones de sanidad en el corredor de la 70 llegaron a los establecimientos ubicados entre la calle 30 y la avenida Bolivariana. Casi la mitad de los locales fueron sellados porque, según la Secretaría de Salud, se encontraron factores de riesgo y de incumplimiento con la norma sanitaria.

Claudia Arenas Pajón, jefa de ese despacho, anunció que estas inspecciones de control y vigilancia son parte de las acciones preventivas de esa entidad, sin embargo, se intensificaron las labores en esta zona debido a la visita del papa Francisco, que atraerá un alto flujo de personas.

Hasta el 24 de agosto funcionarios de esa dependencia habían realizado 3200 visitas de inspección, de las cuales el 70 % había sido favorable y el 30 % conformaba la cifra que debía implementar acciones para tener el aval de la Secretaría. Esto en los sitios donde se focalizó la intervención: la carrera 70, la calle 30, las cercanías al Aeroparque, las terminales terrestre, el aeropuerto Olaya Herrera y la plaza de toros La Macarena.

Lea también: Belén está lista para recibir al papa

Pero la severidad de estas medidas causó desazón entre algunos comerciantes. Edilberto Ospina, propietario de una legumbrería que lleva 25 años en Rosales, cuenta que en las décadas que lleva como comerciante ha atendido al menos 20 visitas de sanidad, pero esta es la primera vez que los inspectores se han comportado como sus “enemigos”.

“Aquí no era para que sellaran de ninguna manera. Nosotros no estamos nunca en contra de que nos vigilen o sancionen, estamos es criticando el método, porque fue arbitrario”, comenta Ospina.

A su voz se une la de Efraím Duque, administrador de un restaurante que lleva cerca de 60 años en el barrio, quien asegura que las últimas visitas parecían más “una persecución”. En ese establecimiento tomaron la decisión de abandonar la venta de almuerzos para dedicarse plenamente a la panadería y pastelería. Duque asegura que en las adecuaciones de infraestructura que le ordenaron los inspectores para su local tuvo que invertir al menos $ 12 millones y agregó que dada la situación este sería un mes en el que se percibirían pérdidas.

Siga leyendo: Así eran los muchachos de Belén Rosales

Para otros dueños de negocios, como José Álvarez, que lleva 8 meses en el sector de la 70, los operativos transcurrieron con normalidad: “Sabemos que es un momento difícil para la economía, pero ellos son funcionarios, hay que entender e invertir”, precisó el comerciante.
Luz Bibiana Gómez, líder del programa de Salud Ambiental, explicó que el cierre de los establecimientos se puede dar por cualquier incumplimiento del Código Sanitario Nacional, que es la Ley 9 del 79, y específicamente de la Resolución 2674 de 2013, que reglamenta el proceso de alimentos.

“Todos los requisitos son de obligatorio cumplimiento, lo que hacemos nosotros en Medellín es contextualizar porque, si no, todos los establecimientos los tendríamos que clausurar”, afirmó la funcionaria y añadió que las visitas las hacen ingenieros de alimentos “con experticia técnica y conocimiento del tema”, por lo que “puede haber un manejo diferente dependiendo de la persona que haga la visita, pero nunca en contra de lo que dice la norma o sin advertir los riesgos para la salud de las personas”.

Ante el cuestionamiento de los comerciantes por el hecho de que los inspectores no sugieren los cambios que deben hacer los comerciantes, sino que se limitan a señalar lo que está mal, Gómez dice que esa es la forma correcta de proceder: “Como entes de control no podemos ser juez y parte, solo debemos advertir lo que no se cumple y explicarle por qué para que el comerciante haga la intervención”. Por ese motivo, acota la líder de programa, se les ofrecen espacios de formación gratuita desde la Alcaldía.

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co