Así era la apneísta Sofía Gómez en 2011

Así era la apneísta Sofía Gómez en 2011

Así era la apneísta Sofía Gómez en 2011

Hoy Sofía Gómez Uribe es la mejor. El 5 de julio batió récord mundial al alcanzar los 84 metros en la modalidad de peso constante con bialetas. Esta pereirana de 25 años espera que su triunfo, logrado en Dominica, fomente la práctica de la apnea en el país.

Por ahora no está preocupada en buscar otro récord, según contó en una rueda de prensa, solo quiere disfrutar. A propósito de su logro, compartimos con ustedes la entrevista que le realizamos en 2011, cuando vivía en la Villa Olímpica Antonio Roldán (cerca al Velódromo) y era una estudiante de ingeniería llena de sueños, que hoy, con tenacidad y entrega ha cumplido.

(El siguiente es el texto original de la entrevista publicado en diciembre de 2011).


Sofía Gómez Uribe vive desde hace 2 años en la Villa Deportiva, ubicada en el barrio Estadio. No es de aquí, pero representa con orgullo a Antioquia en las competencias de apnea y monoaleta, las dos actividades físicas que practica.

Desde los 16 años salió de su casa por amor al deporte. Es de Pereira y fue capaz de dejar los cuidados de sus padres Francisco y Mónica, para buscar su futuro, primero en Bogotá y luego en Medellín.

Su experiencia de vida no solo es un ejemplo para los jóvenes, sino una forma de dar a conocer dos deportes que tienen potencial, pero muy pocos fans y patrocinadores.

¿Cómo conociste la apnea y la monoaleta y qué te enamoró de ellas?
“Para llegar a conocerlas, primero me apasioné por la natación en los clubes de Pereira. Ingresé a nado sincronizado, pero mi hermana me presentó la monoaleta y me fascinó. Desde hace nueve años practico este deporte. En cambio, la apnea llegó a mi vida en el 2010 por casualidad. Mi entrenador (en ese entonces), Nelson Zapata nos puso a hacer ejercicios de respiración. Me pasé dos piscinas olímpicas en esa oportunidad”.

¿Qué debe tener una persona para practicar esta actividad?
“Lo primero, un buen estado físico y ser muy tranquilo. Tener una capacidad pulmonar increíble no es lo único. Si fuera una persona que se desconcentra o se desespera fácil no sería capaz de hacer el ejercicio”.

Para mantener esa concentración, ¿en qué piensas cuando estás compitiendo?
“Trato de pensar en cualquier otra cosa menos en la carrera. Por ejemplo, en Cuba en 2010 hice un recorrido por una jornada diaria: me desperté a tal hora, hice pereza. Así se me olvida que no estoy respirando y puedo aguantar. Lo importante es traspasar la barrera: así llamamos al momento en que uno siente que se está ahogando. Luego de eso, el cuerpo puede dar más”.

¿Qué te deja para la vida practicar estos deportes?
“Tener disciplina y concentración. Además saber manejar el tiempo porque sé que tengo que distribuirlo bien para poder rendir en el deporte. También me enseña a ser competitiva, dar lo mejor de mí y ganar”.

¿Qué hace falta para dar a conocer estas actividades?
“Más difusión, la gente no las conoce. También el hecho de que sean deportes que no están en los Olímpicos, no ayuda mucho. Sin embargo, invito a los vecinos para que los practiquen: en la liga pueden aprender y convertirse en aficionados”.


Redacción Gente
gente@gente.com.co