El samán de la 33 todavía podría estar vivo

El samán de la 33 todavía podría estar vivo

El samán de la 33 todavía podría estar vivo

El Área Metropolitana afirmó que el samán ubicado en la oreja del puente de la 33, que había sido trasplantado hace varios años, le ha costado adaptarse a su nuevo entorno.

Casi 4 semanas después de haber enviado un derecho de petición al respecto, Miguel Ángel Echeverri, vecino del barrio Conquistadores que se mostró preocupado por el estado del samán que luce seco en la avenida 33 con autopista Sur, caso que fue expuesto por Gente en ese momento, recibió respuesta oficial del Área Metropolitana del Valle de Aburrá sobre las actuales condiciones del árbol.

En una comunicación oficial radicada con el número 00-007162, la autoridad ambiental explicó que “personal técnico adscrito a la Subdirección Ambiental de esta entidad (…) realizó visita técnica el día 26 de marzo de 2018 al costado Noroccidental del puente de la 33, barrio Conquistadores, del municipio de Medellín, encontrando que el individuo de samán (Pithecellobium saman) presenta regular estado estructural y fitosanitario, algunas ramas grandes secas y gran parte de su copa defoliada con pocos rebrotes, por lo que no es posible determinar si está en proceso de secamiento o muerte”.

Esto implica que, aunque el árbol está visiblemente afectado, aún puede encontrarse con vida. De acuerdo con la visita técnica efectuada, el Área Metropolitana añadió en su respuesta que el samán “presenta algunas heridas o daños mecánicos en la base del tallo y otros traumatismos, derivados de su trasplante realizado en años anteriores, que permiten evidenciar que su adaptación al nuevo sitio ha sido difícil y lenta, manteniendo el individuo en regulares condiciones”.

Lea también: Laureles busca respuesta por “muerte” de árboles

Y es que, en general, cuando un árbol es trasplantado, es inevitable que sufra y que deba enfrentar un proceso de adaptación a su nuevo entorno. Así lo explica el ingeniero forestal León Morales: “Yo siempre he prácticamente comparado, como para tener un punto de referencia, un trasplante de un árbol a una operación a corazón abierto en una persona, es algo de alto riesgo en lo que se tienen muchas posibilidades de que el árbol se muera”.

Factores como el tiempo de preparación y la mejor conservación de raíces posible pueden incidir en la salud de un árbol al trasplantarlo: “Si a una persona no le hacen una preparación lo suficientemente buena antes de una operación, le va mal. Con el árbol es lo mismo, normalmente no hay un tiempo lo suficientemente amplio que permita prepararlo con antelación, porque va a perder muchas raíces en la excavación que hay que hacer para poderlo sacar, y esa relación entre el tronco y la masa de tierra que hay que sacar de su alrededor es de 1 a 10 entre ambos diámetros y debe conservarse para que no pierda todas las raíces”, señaló el ingeniero.

Además Morales manifestó que “con los afanes que hay (para ejecutar obras de infraestructura), en contraposición a los trámites que hay que hacer, que son en general lentos, no se permite que el especialista prepare el árbol con anticipación. Entonces, llaman solamente cuando ya las máquinas están encima”.

Le sugerimos: Cuando el antejardín se vuelve negocio

El asunto se complica porque en Medellín “no tenemos la tecnología para mover árboles excesivamente grandes. La única opción es moverlos con una grúa unos cuantos metros. En esos casos, la recomendación que se hace es que se rediseñe la obra”.

En ese sentido, sobre las obras civiles que se ejecutaron muy cerca del tronco del samán de la avenida 33 y que corresponderían a mantenimientos en redes de servicios públicos domiciliarios, y que el vecino evidenció en varias fotografías, el Área Metropolitana señaló que “se encontraron varias obras de infraestructura cercanas al individuo, como cajas, al parecer, de redes eléctricas y residuos de este tipo de elementos que evidencian la ejecución de trabajos de excavación, que muy posiblemente afectaron al samán, incrementando los problemas ya existentes y desmejorando las condiciones estructurales y fitosanitarias, aclarando que estos trabajos fueron realizados dentro de la ejecución del proyecto constructivo Parques del Río”.

De acuerdo con estos hallazgos, el Área aseguró que “dada la afectación corroborada en el sitio por el técnico de la entidad, se emitió el respectivo informe técnico con radicado 2043 del 09 de abril de 2018, generando la queja número 144 de 2018, documentos que servirán como insumos para que la Oficina Asesora Jurídica Ambiental defina las acciones a que haya lugar“.

En ese orden de ideas, tanto la empresa contratista como la Alcaldía de Medellín podrían ser objeto de las sanciones contempladas en la Ley 1333 de 2009, que incluyen multas de hasta 5000 salarios mínimos legales mensuales vigentes o incluso la revocatoria o caducidad de la licencia ambiental, permiso o registro.

Siga leyendo: Vuelven a fallar los controles de los garajes

Por Sergio Andrés Correa
sergioco@gente.com.co