Arañas alarmaron a vecinos de la Loma de Los Bernal

Arañas alarmaron a vecinos de la Loma de Los Bernal

Arañas alarmaron a vecinos de la Loma de Los Bernal

De acuerdo con ellos, los animales aparecieron tras los movimientos de tierra en un proyecto de vivienda cercano. La constructora niega haberlas visto.

La aparición de una araña color marrón, con una especie de tenazas en la cabeza, en un décimo piso en la urbanización Colina de Los Bernal, alertó a Andrés Álvarez. La sacó de su apartamento e hizo lo mismo días después, cuando encontró otra más. Preocupado porque pudiera ser venenosa, al ver la tercera decidió guardarla en un tarro y se acercó a preguntarle al rondero si las había visto.

Supo que se habían presentado otros casos y pensó que la llegada de estos animales coincidía con los movimientos de tierra que comenzaron a hacerse hace unos 4 meses en el lote vecino, donde se construye el proyecto de vivienda Arabella, que es parte de Ciudad del Parque.

Con las imágenes tomadas por el vecino, Julieta Vásquez, investigadora del grupo de Ofidismo Escorpionismo de la Universidad de Antioquia, pudo identificar que se trataba de una araña perteneciente a la familia Sparassidae, al parecer del género Olios, conocidas comúnmente como arañas cazadoras o arañas cangrejo.

“Todas capturan a su presa por la inoculación de toxinas (…), sin embargo, estas no son agresivas, y un accidente, en caso de producirse como mecanismo de defensa, no ocasionaría un envenenamiento grave, la mayoría no requiere tratamiento hospitalario”, explicó la magíster en Ciencias Farmacéuticas.

La experta recomendó a los vecinos que en caso de observar en las arañas un saco similar a una mota de algodón o una piedrecilla blanca crema (es la ooteca), deben ser más cautos, pues “cualquier hembra de cualquier especie es más propensa a ser agresiva cuando tiene crías”.

Lea también: La fauna silvestre que habita en Belén

María del Pilar Retrepo, subdirectora ambiental del Área Metropolitana del Valle de Aburrá (Amva), dijo que “no se han encontrado grandes cantidades de algunas especies que ameriten preocupación” y argumentó que “siempre que hay proyectos de vivienda en zonas perirubanas o en cualquier lugar donde se remueva la tierra, es probable que aparezcan especies de este tipo, como arañas, o posiblemente algunas serpientes pequeñas”.

Sin embargo, cada proyecto debe presentar ante la autoridad ambiental competente un Plan de Manejo Ambiental (PMA), en el que explique lo relacionado con ahuyentamiento de fauna, emisiones, sedimentos, aguas residuales, y, en caso de haberse aprobado tala, la disposición de los desechos vegetales.

Como explicó Melissa Ruiz, candidata a magíster en Ingeniería Ambiental de la Universidad de Antioquia, estos planes deben contemplar los componentes físicos, bióticos y sociales de la obra. “Antes de formularlos deben hacer el listado de actividades y sus impactos asociados. Además tienen objetivos, metas, alcances e indicadores para hacer seguimientos”, precisó y añadió que la comunidad puede presentar sus reclamaciones a la empresa constructora en caso de que se incumplan.

Siga leyendo: Vecino denuncia andén hundido en Los Bernal

Para este caso, según señaló William Londoño, director de interventoría de Arabella, los permisos ambientales se tramitaron ante Corantioquia desde 2010, porque en ese momento esta zona todavía era rural. Fue con el Pot de 2014 que entró a ser un polígono de expansión para el Plan Plarcial Ciudadela El Rincón, es decir, jurisdicción del Amva.

Se tienen al día permisos de tala (147 árboles aprobó Corantioquia), de ocupación de cauce (de las quebradas Caza Diana 1 y Caza Diana 2), de vertimientos y concesión de aguas”, dijo el interventor. Por su parte, Catalina Villa, ingeniera ambiental de Viviendas y Proyectos, indicó que un mes antes de comenzar la tala se hizo el conteo y comenzó el ahuyentamiento de aves, mamíferos y anfibios. “Se hicieron cerramientos para dirigirlos al cerro y en el momento de la tala volvimos a revisar. Si vuelven a ingresar, tenemos capacitaciones para que el personal sepa qué hacer”.

No obstante negaron haber visto las arañas identificadas por el vecino y comentaron que desde la urbanización Aviva, también vecina del proyecto, tampoco se han reportado. “Tienen que tener claro que estamos al lado del cerro, que está invadido de especies, y es muy probable que empiecen a migrar a veces por cambios de temperatura”, agregó la ingeniera ambiental Tatiana Saldarriaga.

Le sugerimos: Urge arreglo del deprimido de la 16 con la 80

Corantioquia confirmó que los permisos se encuentran vigentes. Respecto a otras dudas sobre el manejo ambiental del proyecto, Julián Andrés Granada, jefe de la Oficina Territorial Aburrá Norte, dijo que después de un recorrido los técnicos de la entidad confirmaron que en época de verano el caudal de la Caza Diana se infiltra y por eso da la sensación de que se secó, pero no tiene que ver con el permiso de captación de agua.

Y agregó que están haciendo seguimiento a la compensación de árboles, que hasta la revisión del año pasado avanzaba en un 70 %: “Va por buen camino, pero estamos viendo algunos árboles un poco cerca de la quebrada. Vamos a revisar si no cumple con el retiro, para iniciar un proceso contravencional. (….). Lo de la fauna lo revisaremos, pero no es una obligación que tiene Corantioquia”.

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co