La fauna silvestre que habita en Belén

La fauna silvestre que habita en Belén

La fauna silvestre que habita en Belén

Conozca las especies de animales no domesticados que han sido avistados en la comuna 16 (Belén) de Medellín. Estos son los datos que han estudiado algunos académicos sobre ellos.

La necesidad de proteger a los animales silvestres es una de las nuevas preocupaciones de la Mesa Ambiental de Belén. Elías Bedoya, miembro de la organización, cuenta que hubo en hecho especial que determinó su interés por esta iniciativa y fue el atropellamiento de una ardilla que cruzaba la calle 29, desde la quebrada Altavista hacia el costado de la Unidad Intermedia de Belén.

Cuando intentó recogerla para llevarla al veterinario ya estaba muerta. De ahí la propuesta, que hasta el momento está en conversaciones, de estudiar la conectividad de zonas verdes y la posibilidad de promocionar puentes naturales, al igual que se ha hecho en municipios como Envigado.

Pero la ardilla no es la única especie de fauna silvestre que merodea por Belén. Hace unos días comentamos la sorpresa de algunos habitantes del barrio Las Mercedes que se toparon con comadrejas en los alrededores de sus casas. Y además, según registros de Aburrá Natural (organización que difunde la historia natural de la región), se han avistado otras 5 especies.

Lea también: El mundo natural que esconde el club El Rodeo

Carlos Delgado, biólogo de esa entidad y docente de Ecología en el CES, señala que en 2013 hubo una observación extraña en cercanías a la Universidad de Medellín. Se trató de un Nasuella olivacea, una de las 2 especies de cusumbo que hay en el Valle de Aburrá, y hace unos meses se observó un zorro perro en la Loma de Los Bernal. Hacia la parte alta del corregimiento de Altavista se han registrado conejos silvestres y puercoespines, además de un reporte de excrementos de puma que se dio hace 2 años.

De acuerdo con Delgado, en la ciudad no hay estudios juiciosos y sistemáticos acerca de estos animales, y aunque se tiende a pensar que aparecen porque estamos invadiendo su territorio (lo que eventualmente puede pasar), también cabe la posibilidad de que simplemente estén ajustando su vida a esas nuevas condiciones. “Hay especies que sufren esos cambios de paisaje y otras que logran adaptarse. El tiempo dirá si esos procesos son exitosos o no”, comenta el docente.

Lo cierto es que una de las razones que podrían influir en la presencia de esta fauna en el área urbana es la cercanía al Distrito de Manejo Integrado de la Divisoria Valle de Aburrá río Cauca, una zona de conservación declarada para el uso sostenible, preservación, restauración, conocimiento y disfrute de la comunidad, y del cual hace parte el corregimiento Altavista, desde Manzanillo hasta el morro Corazón.

Siga leyendo: Los gatos ferales de la 76

A quien pueda ver uno de estos animales el biólogo recomienda disfrutar la observación y permitirle que explore el lugar, que no trate de darle comida o cogerlo, solo en casos inminentes, como el atropellamiento, en los que el animal requiera atención.

Para que aprenda a reconocerlos, tome nota de algunas de sus características que se encuentran disponibles en el sitio web del Amva. Allí se incluyen las categorías de amenaza global de cada especie.

Por Jessica Serna Sierra
jessicas@gente.com.co